Diario Vasco

Jartum, 16 abr (EFE).- Dos activistas sudaneses que acaban de ser puestos en libertad fueron llevados hoy a hombros por los manifestantes que están acampados en la capital de Sudán para presionar a los militares para que entreguen el poder a una autoridad civil.

Los conocidos activistas de los derechos humanos, Mohamed Hasan al Bushi, de 45 años, y Hisham Ali Mohamed, de 36, fueron recibidos por los manifestantes a gritos de "Libertad" y "Al Bashir al tribunal", en alusión al presidente Omar al Bashir, derrocado por el Ejército el pasado jueves.

Al Bushi estaba arrestado desde el pasado octubre, cuando fue entregado a Sudán por Egipto, y Mohamed, desde el pasado mayo, y ambos se enfrentaban a acusaciones que les podrían haber acarreado la pena de muerte.

A la acampada de Jartum, en la que hay miles de personas desde el pasado 6 de abril, también se unió hoy el líder opositor Ali Mahmud Husein, que llegó a Sudán hoy después de pasar diez años en el exilio en Londres.

Husein, presidente del grupo opositor Frente Nacional Unificado, fue recibido por los manifestantes, que corearon consignas como "Libertad, Paz, Justicia, la Revolución es la opción del pueblo" o "Abajo el tirano Al Bashir, no hay lugar al asesino".

Este martes el número de participantes en la acampada bajó relativamente en comparación a jornadas anteriores, aunque varios miles de personas continúan en el lugar.

La manifestación multitudinaria comenzó el pasado 6 de abril y desde entonces los activistas no han dejado el lugar, a pesar de que los militares derrocaron a Al Bashir el día 11.

Un miembro del grupo opositor Asociación de Profesionales, Ozman al Taher, dijo a Efe que "en el caso de que sus peticiones no se lleven a cabo, la Asociación seguirá presionando mediante las protestas y no se unirá a ningún Gobierno de transición".

Este grupo, que ha encabezado las manifestaciones, está tratando de presionar a los militares para que entreguen el poder a una autoridad civil, pero la junta militar ha anunciado que pretende dirigir el país en los próximos dos años.

Abdelnaser al Tayeb, estudiante de la Universidad Islámica de Um Durman, dijo que los jóvenes piden juzgar a Al Bashir, las figuras de su régimen, disolver sus instituciones y "el brutal" aparato de seguridad.