Diario Vasco

Londres, 15 abr (EFE).- El Gobierno del Reino Unido anunció este lunes un plan para terminar con los desahucios sin una razón justificada y con poco tiempo de aviso a los inquilinos.

La primera ministra británica, Theresa May, señaló en un comunicado que "los caseros seguirán pudiendo terminar los contratos de alquiler cuando tengan una razón legítima para hacerlo, pero no podrán ya inesperadamente desalojar a familias con un aviso de tan solo ocho semanas".

El ministro de Vivienda, James Brokenshire, calificó la puesta en marcha de esta iniciativa como "la mayor reforma del sector del alquiler privado en una generación".

El plan ha sido ideado para elaborar una nueva legislación que acabe con el procedimiento actual de desahucios en el país, que permite a los propietarios echar a los inquilinos con ocho semanas de preaviso después del fin del contrato.

Un estrecho margen que, según los datos que maneja el Gobierno, es una de la principales causas por las que las familias se quedan sin hogar en el Reino Unido.

El Ejecutivo de May confía en que la nueva normativa cree arrendamientos indefinidos, "brindando mayor tranquilidad a millones de familias que residen en viviendas de alquiler".

"Muchos inquilinos viven con la preocupación de ser desalojados a corto plazo o continúan viviendo en un alojamiento pobre por temor a que se les pida que se vayan si se quejan de problemas con su hogar", explicó el Ministerio de Vivienda en la nota.

De este modo, la nueva ley les aportará la "seguridad de que no van a ser de pronto expulsados de su casa y reducirá el riesgo de que no tengan otro lugar al que ir".

En la actualidad más de cuatro millones de personas viven de alquiler en el Reino Unido, de las cuales la gran mayoría, señaló el Gobierno, paga la renta a tiempo y cuida adecuadamente de la propiedad.