Diario Vasco

Washington, 15 abr (EFE).- El Departamento de Justicia de EE.UU. publicará el jueves el informe censurado del fiscal especial Robert Mueller sobre los supuestos lazos entre el Kremlin y la campaña en 2016 del ahora presidente de EE.UU., Donald Trump, confirmó a Efe una portavoz de la cartera de Justicia.

La portavoz, Kerri Kupec, explicó que algunas partes del reporte de Mueller, de 400 páginas, serán aparecerán con tachaduras de color negro.

En concreto, se suprimirán las partes del informe que están relacionadas con investigaciones que fiscales federales de EE.UU., como el del distrito sur de Nueva York, están llevando a cabo con pruebas que el equipo de Mueller les entregó por no estar directamente relacionadas con la trama rusa.

El jueves, el fiscal general de EE.UU., William Barr, encargado de supervisar la investigación de Mueller, entregará el informe al Congreso y lo hará público para que los estadounidenses, por primera vez, puedan leer extractos de la investigación que ha mantenido en vilo a Washington durante 22 meses.

La oposición demócrata lleva semanas pidiendo a Barr que publique el informe de manera íntegra, sin ningún tipo de censura.

El 22 de marzo, Mueller concluyó su investigación y entregó a Barr su informe, que no incluía nuevos cargos.

Dos días después, Barr publicó un resumen de cuatro páginas del informe de Mueller en el que explicaba que el fiscal especial había concluido que nadie de la campaña de Trump ni el propio mandatario conspiraron con las autoridades rusas para perjudicar a su rival, la demócrata Hillary Clinton, en las elecciones de 2016.

No obstante, Mueller también había evaluado si Trump pudo haber obstruido a la Justicia en sus supuestos intentos por acabar con las pesquisas, como por ejemplo mediante el despido en mayo de 2017 del entonces director del FBI, James Comey, que estaba a cargo de la investigación.

Mueller no llegó a una conclusión sobre si Trump había obstruido a la Justicia y dejó esa decisión a Barr, que concluyó que no había "evidencias suficientes" para incriminar al mandatario.

La investigación de Mueller, que comenzó en mayo de 2017, ha desembocado en la imputación de 34 personas, incluidos seis exasesores de Trump -Paul Manafort, Rick Gates, George Papadopoulos, Michael Cohen, Michael Flynn y Roger Stone- y 26 individuos rusos, que probablemente no serán juzgados porque EE.UU. no tiene tratado de extradición con Rusia.

Trump, que ha descrito la investigación como una "caza de brujas" partidista, volvió hoy a tratar de desacreditar al equipo de Mueller, asegurando en Twitter que son "18 demócratas enfadados" que le odian y que, además, apoyan a Clinton.

En realidad, Mueller está registrado como republicano y goza de gran popularidad entre las élites políticas de Washington por su trabajo como director del FBI entre 2001 y 2013.