Diario Vasco

Madrid, 1 abr (EFE).- En el Sistema Nacional de Salud (SNS) hay 19 logopedas por cada 100.000 habitantes, una cifra que estos profesionales consideran "insuficiente", que compromete la calidad de vida de "muchos pacientes" y puede incluso llegar a tener "consecuencias gravísimas".

Lo ha advertido la presidenta del Consejo General de Colegios de Logopedas, Ana Vázquez, este lunes en una rueda de prensa en la que ha señalado que la logopedia "no puede ser un lujo y hasta hoy lo es".

Vázquez ha querido explicar las competencias de estos profesionales sanitarios que se encargan de "garantizar" una comunicación efectiva, así como una deglución "eficaz y segura", es decir, "dos funciones claves para el mantenimiento de la calidad de vida de las personas".

Un niño que no mira a los ojos, una persona que ha sufrido un ictus y no puede hablar, una maestra que termina sin voz la semana, una niña de tres años que aún dice pocas palabras, el niño que no aprende a leer o escribir como sus compañeros o un bebé que nace sin oír son algunas de las personas que se pueden beneficiar de la ayuda de un logopeda, según ha señalado.

Sin embargo, en España la ratio de logopedas en el SNS es de 19,12 profesionales por cada 100.000 habitantes, cuando en países del entorno, como Francia, la cifra asciende hasta los 38,2.

"Es un agravio comparativo con otras disciplinas similares sanitarias porque el derecho universal que tenemos en España a ser tratados cuando hay problema de salud, resulta que el problema relacionado con la logopedia no está cubierto", ha asegurado Vázquez.

En este sentido ha abundado en que no hay suficientes profesionales en los hospitales, y en los centros de salud "no hay ninguno", con lo que al final las familias recurren a las consultas privadas al no haber recursos ni cercanos, ni de fácil acceso.

"La falta de logopedas en el sistema publico compromete la calidad de vida de muchos pacientes y puede incluso llegar a tener consecuencias gravísimas", ha aseverado Vázquez.

Ha insistido en que patologías como por ejemplo la disfagia orofaríngea, una alteración de la deglución "altamente prevalente" que padece entre el 2 % y el 11 % de la población, puede dar lugar a complicaciones graves si no es tratada por un logopeda, y que pasan por la desnutrición, la neumononía y en ocasiones, incluso, la muerte.

La tesorera del Consejo, Cristina Municio, quien también ha intervenido en la rueda de prensa, ha incidido en las "enormes dificultades" para encontrar un logopeda en los servicios educativos públicos.