Diario Vasco

Alcobendas , 15 feb .- El Secin Group Alcobendas tratará de sorprender este sábado al Benidorm en un partido al que el conjunto madrileño, colista de la categoría, llega más necesitado que nunca, tras caer la pasada semana ante el Frigoríficos Morrazo en una auténtica "final" por la permanencia.

"Tras no conseguir la victoria ante el Cangas la capacidad de reacción del equipo es fundamental y en ese sentido la actitud del equipo no ha podido ser más positiva. El nivel de intensidad de los entrenamientos ha sido muy bueno y vamos a por todas a Benidorm", señaló a EFE el entrenador del Alcobendas, Ángel Castaño.

Pero las opciones del conjunto madrileño no sólo dependerán de la fortaleza mental del jovencísimo equipo madrileño, sino de la capacidad del Alcobendas de contrarrestar la superioridad física del Benidorm, un factor que ya fue clave en el partido de la primera vuelta.

De hecho, el jugador clave en la victoria (25-28) que cosechó el equipo alicantino en su vista a Alcobendas no fue otro que el pivote Rubén Merchan, que con sus más de dos metros de altura y sus ciento veinte kilos de peso, ejemplificó como pocos la diferencia física que separa a ambos conjuntos.

Un déficit físico que el Secin Group Alcobendas tratará de paliar arriesgando en defensa, con un trabajo que hará especial hincapié en tratar de evitar la conexión entre los jugadores de primera línea y el pivote.

"Es una circunstancia que nos obligará a acumular defensores en la zona de balón y no darles tiempo a los jugadores de primera línea a pensar y a decidir un buen pase al pivote, aunque ello nos obligue a arriesgar en otras zonas de la defensa donde no está el balón", indicó Castaño.

En este sentido, el preparador del conjunto madrileño destacó la importancia de alternar varios tipos de defensa a lo largo del partido para evitar que el Benidorm "se adapte a nuestra forma de defender"

Asimismo el Alcobendas, que todavía no ha logrado puntuar fuera de casa en la presente temporada, intentará sorprender a la fornida defensa del Benidorm dotando al encuentro de un ritmo alto de partido, aunque, como recalcó Ángel Castaño, sin caer en "la ansiedad y la precipitación"

"Es un equilibrio difícil de encontrar, pero es lo que estamos buscando, ser veloces, poner un ritmo de partido alto y no caer en la precipitación, esa es nuestra lucha cada día fin de semana" concluyó Castaño.