Diario Vasco

Trípoli, 8 feb (EFECOM).- La Compañía Nacional del Petróleo libia (NOC) informó hoy de que la producción de petróleo en el yacimiento de Sharara, el más importante del oeste del país y que explota entre otras la española Repsol, permanecerá suspendida hasta que se restablezcan las condiciones de seguridad en el mismo.

En un comunicado, la citada autoridad petrolera libia pidió, asimismo, a las partes en conflicto que rebajen la tensión y eviten los enfrentamientos armados que los últimos días ha causado al menos una decena de víctimas.

"La seguridad es siempre nuestra prioridad", subrayó la nota, firmada por el presidente de la compañía, Mustafa Sanallah, próximo al gobierno sostenido por la ONU en Trípoli.

La situación en el yacimiento de Sharara, que explotan compañías extranjeras como la española Repsol o la francesa Total, entre otras, es incierta desde que el pasado miércoles milicias leales al mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte del este de Libia, anunciarán que habían asumido su control.

La ocupación fue negada horas después por milicias afines al gobierno sostenido por la ONU en la ciudad de Ubari, que acusaron a Hafter de emprender una campaña de propaganda.

Fuentes de Seguridad en la región y servicios de inteligencia han confirmado a Efe, sin embargo, que las fuerzas de Hafter han logrado rebasar el perímetro y expulsar a las milicias locales de uno de los pozos de este yacimiento, que genera unos 300.000 barriles de crudo diarios.

Las mismas fuentes aseguran que junto a pequeñas escaramuzas, se llevan a cabo negociaciones discretas entre las partes en conflicto para tratar de evitar un enfrentamiento armado que podría ser lesivo para la industria petrolera libia.

El control de Sharara es vital para el gobierno sostenido por la ONU en Trípoli, ya que, además de surtir de energía y combustible a la región oeste y a la capital, supone una de sus principales vías de financiación y su única fuente de riqueza.

La eventual conquista por parte de las fuerzas de Hafter daría a éste el control de todos los recursos petroleros del país.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la comunidad internacional contribuyera a la victoria militar de las diferentes facciones rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi.