Diario Vasco

Bilbao, 14 ene (EFE).- Tubos Reunidos ha asegurado hoy que sigue sin alcanzar ningún acuerdo definitivo con los bancos acreedores en la negociación para "adecuar su estructura de financiación", según ha informado hoy la firma vasca.

La compañía arrastra una deuda de 212 millones -datos de julio- por las inversiones que realizó en los últimos años. La imposición de un arancel en los Estados Unidos (EEUU) complicó el año pasado su situación, hasta el punto de que dimitió el presidente de la firma, Guillermo Ulacia.

El grupo Tubos -compuesto por la fábrica principal de Amurrio, la de Productos Tubulares, y tres más pequeñas en Euskadi y Estados Unidos- vende el 45 por ciento de sus productos en EEUU, de ahí el impacto que el arancel tiene en su actividad.

Por ello, en septiembre planteó a los bancos una negociación "para adecuar su estructura de financiación y reforzar los objetivos de crecimiento", pero todavía no ha logrado un acuerdo.

Según Tubos, se están valorando distintas alternativas para reestructurar la deuda. Además, ha asegurado que la sociedad "tiene atendidos todos sus compromisos financieros y cuenta con el respaldo de sus entidades de referencia para continuar avanzando en este proceso".

Su mayor accionista es el BBVA, con el 14 por ciento del capital. La acción ha cerrado hoy a 0,17 euros, cuando el máximo en las últimas 52 semanas fue de 0,87.