Diario Vasco

Atenas, 14 ene (EFE).- El primer ministro griego, Alexis Tsipras, afronta una semana crucial en la que se decidirá si gana la confianza del Parlamento o se ve obligado a convocar elecciones anticipadas tras la marcha de la coalición de su socio, el líder de los Griegos Independientes, Panos Kammenos.

El Parlamento griego comenzará el martes a las 10.00 hora local (08.00 GMT) el debate sobre la cuestión de confianza presentada por el primer ministro, Alexis Tsipras, y llevará a cabo la votación la noche del miércoles, según informó hoy la Conferencia de Presidentes del Parlamento.

En este proceso se decidirá si Tsipras conserva la confianza del Parlamento para terminar su mandato o si se ve obligado a convocar elecciones anticipadas tras la ruptura de la coalición.

Este domingo Kammenos decidió dejar su puesto como ministro de Defensa y romper la coalición que ha gobernado Grecia desde enero de 2015 por las desavenencias ante la próxima entrada en el Parlamento heleno del acuerdo con la vecina Macedonia para la nueva denominación de este país balcánico.

"He anunciado nuestra retirada del Gobierno, un Gobierno que nos duele, que por primera vez dio esperanza a los griegos y se enfrentó a la corrupción. Sin embargo, si le diéramos nuestra confianza sería como invertir el alma de nuestro movimiento", dijo.

En Grecia una cuestión de confianza se puede aprobar con la mitad de los votos a favor de los diputados presentes (con un mínimo de 120), sin embargo, Tsipras afirmó que pediría el respaldo de 151 diputados y que, de no conseguirlos, convocaría elecciones anticipadas.

De ser ese el caso, Tsipras ha avisado que está dispuesto a gobernar durante un tiempo en minoría para poder completar el proceso de ratificación del acuerdo que cerrará la disputa entre Grecia y la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM) antes de celebrar las elecciones.

"Tomamos la decisión sin calcular los costes políticos y capitalizamos la gran oportunidad histórica de tener dos poderes progresistas al frente de los dos países (para poder poner fin a la disputa)", dijo anoche Tsipras en un evento sobre el acuerdo.

De momento, el primer ministro necesita asegurar el apoyo de otros cuatro diputados para alcanzar los 151, pues ya cuenta con los 145 diputados de Syriza y otros dos de los recién expulsados de Anel: la ministra de Turismo, Elena Kuntura, y el viceministro de Desarrollo Rural, Vasilis Kokkalis.

Esta mañana Kammenos expulsó a ambos por no seguir la línea de partido respecto al acuerdo con Macedonia y por ofrecer su apoyo al Gobierno, dejando a su grupo parlamentario con tan solo cinco escaños.

En una publicación en Twitter, Kammenos declaró que Kuntura "ha intercambiado su voto y el nombre Macedonia por un sillón ministerial".

Kammenos explicó ayer que expulsaría a cualquier diputado que no siguiera su decisión de votar en contra de la cuestión de confianza solicitada por Tsipras, que votase a favor del acuerdo con ARYM o que insistiese en mantener su cartera ministerial.

La ministra de Turismo afirmó que apoya "claramente al Gobierno para completar su labor" y que continuará trabajando "con seriedad, responsabilidad y exclusivamente guiada por el interés nacional".

Tsipras se mostró anoche confiado tanto sobre el resultado de la cuestión de confianza como sobre la importancia de cerrar la herida abierta con el país vecino durante más de un cuarto de siglo.

"Las fuerzas progresistas han demostrado en la práctica que podemos cerrar heridas del pasado, incluso si algunas fuerzas extremadamente desfavorables hacia nosotros intentan influenciarnos", afirmó.

La noche del viernes el Parlamento de Skopje aprobó los cambios en la Constitución necesarios para que el país se llame Macedonia del Norte, con lo que llega el turno de Grecia para ratificar el acuerdo firmado este verano, que abriría al país vecino las puertas de la OTAN y de las negociaciones de adhesión a la Unión Europea (UE).