Diario Vasco

Toledo, 14 ene (EFE).- En el toledano barrio de Santa Bárbara hay "mucho dolor" este lunes, una tristeza que se percibe en el colegio Ciudad de Aquisgrán en el que estudian los tres hijos de Laura Sanz Nombela, que falleció el sábado en una explosión de gas en París, y en el supermercado en el que trabajaba, donde se han colocado velas y un texto en su memoria.

La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, y cuatro concejales del equipo de gobierno han participado en el minuto de silencio que el colegio ha organizado a mediodía en memoria de esta mujer de 38 años, cuyos tres hijos, de 4, 6 y 9 años, estudian en este centro educativo. Hoy los niños no han asistido a clase.

La directora de este colegio público, Miriam Teijeiro, ha explicado a los periodistas que la Consejería de Bienestar Social ha asignado un psicólogo al centro, para intervenir con los grupos de escolares y sus tutores de cara a establecer unas "pautas conjuntas de actuación" del alumnado, para evitar especulaciones y lograr que el caso sea "lo más tranquilo posible".

La directora ha pedido "mucho respecto y mucha prudencia" a los medios de comunicación porque "hay mucho dolor" en el centro educativo, ha admitido, y ha expresado el pésame de la comunidad escolar a la familia de San Nombela.

También ha hablado de "mucho dolor" y "mucho sufrimiento" la alcaldesa de Toledo, que ha mostrado el pésame a la familia y ha dicho que toda la ciudad está "consternada" por lo que le ha sucedido a "una toledana, trabajadora, mujer joven y con muchas ganas de vivir".

Al minuto de silencio ha acudido, asimismo, el director provincial de la Consejería de Educación en Toledo, José Manuel Almeida, quien ha apuntado que el psicólogo, especializado en duelos, que ya está hoy en el colegio también está a disposición de la familia "para todo lo que necesite".

Con sus 215 alumnos, el colegio Ciudad de Aquisgrán es "una familia y como familia que somos hemos tenido una pérdida importante y trágica", ha resumido Almeida.

Algunos abuelos de escolares del colegio también han llegado a mediodía al centro para acompañar en el minuto de silencio, que se ha llevado a cabo en el vestíbulo únicamente con la presencia de adultos, ya que los escolares han permanecido en el interior de sus aulas.

Muchos vecinos de Santa Bárbara conocían a Laura Sanz Nombela del supermercado La Despensa, donde trabajaba, que está muy cerca del colegio.

Precisamente, a las puertas de este supermercado han colocado esta mañana unas velas, junto a una estrella y un pequeño texto escrito con bolígrafo: "Que el Cielo te sonría la mitad de lo que tú siempre nos has sonreído a nosotros. Gracias!! El barrio de Santa Bárbara".

Aunque la familia de la fallecida es de Toledo, ella residía junto a su marido y sus tres hijos en el cercano municipio de Burguillos, donde este lunes es día de luto oficial y las banderas del Ayuntamiento ondean a media asta en señal de duelo.

En el Consistorio de Burguillos se ha abierto un libro de condolencias para que los vecinos que vayan a realizar trámites puedan expresar su pésame a la familia.