Diario Vasco

Seúl, 14 ene (EFE).- Seúl registró hoy un nivel récord de contaminación atmosférica, después de que el índice PM 2.5 alcanzara los 188 microgramos por metro cúbico, según datos recogidos por estaciones de medición de la capital surcoreana.

Este volumen es el más alto que se registra en la ciudad desde que se empezaron a realizar mediciones en 2015, supera con mucho la anterior cifra récord (99 microgramos registrados el 25 de marzo del año pasado) y supone más de siete veces el nivel de 25 microgramos recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La polución ha obligado al Gobierno Metropolitano a activar el protocolo por niveles nocivos, que obliga a la mitad de los coches matriculados en Seúl a no circular, mientras que el Ministerio de Medio Ambiente ha instruido a las plantas térmicas situadas cerca de Seúl que reduzca su producción al 80 %, informó la agencia Yonhap.

Se trata del cuarto día en que Seúl, cubierta hoy por un denso smog, y la región central surcoreana experimentan altos niveles de partículas en suspensión cancerígenas.

Pocos días antes de que subieran los niveles de contaminación en la ciudad, el alcalde de Seúl, Park Won-soon, volvió a cargar contra las autoridades de la capital china, Pekín, a los que responsabiliza de parte de la polución que ahoga a la urbe surcoreana.

Park asegura que varios estudios indican que entre el 50 y el 60 % por ciento de estas partículas en suspensión proceden de China, principalmente de Pekín, situada a unos 900 kilómetros al noroeste de Seúl.

En todo caso, el altísimo nivel de contaminación en Corea del Sur estos días ha coincidido con los índices más altos en lo que va de año detectados en Pekín el fin de semana y con el hecho de que desde el pasado viernes los vientos sobre la península han procedido de China, según la Administración Meteorológica de Corea (KMA).

La KMA ha dicho que los niveles de contaminación empezarán a caer mañana, coincidiendo con la llegada de corrientes frías desde el norte.

Unos 20 millones de personas, prácticamente la mitad de la población surcoreana, viven en Seúl y su región aledaña.