Diario Vasco

París, 14 ene (EFE).- La fiscal general del Estado, María José Segarra, consideró hoy que la presencia de observadores internacionales en el juicio a la cúpula del "procés" es innecesaria debido a la transparencia de la justicia española.

"Con un juicio que se va a televisar en directo poco más hay que decir. Creo que más transparencia la justicia española no puede ofrecer", dijo a Efe tras haber participado en París en la inauguración del año judicial francés.

En el escrito de conclusiones, al que ha tenido acceso Efe y que mañana interpondrán ante el Tribunal Supremo, el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y el exconseller Raül Romeva han pedido al Supremo habilitar cinco plazas en la sala para esos observadores y poder usar el catalán si lo desean.

"Cuando hagan la solicitud (de hablar en catalán), ya se resolverá en su momento", dijo la fiscal general.

Junqueras y Romeva, en prisión preventiva, piden también de cara al juicio quedar en libertad para poder preparar su defensa y porque mantenerles entre rejas durante el mismo supone en su opinión un mecanismo para su "estigmatización pública".

Segarra destacó que en los últimos meses se han presentado recursos respecto a su situación personal y que en todos los casos la Fiscalía se ha mostrado desfavorable a modificarla, e insistió en que no ha habido "ninguna variación de circunstancias".

La fiscal general del Estado sí apuntó que los presos no llegarán esposados: "Para preservar la presunción de inocencia es importante que protejamos la imagen de cualquier persona que se vea sometida a un procedimiento", sostuvo.

Según Segarra la fecha más probable para el inicio del proceso, que se prolongará unos "dos meses y medio", es la primera quincena de febrero, pero el día concreto no se fijará hasta que todas las defensas hayan presentado sus escritos.

La fiscal confió en que este juicio sirva para rebajar la tensión en Cataluña.

"Siempre es importante tener algo que ponga fin", indicó la jurista española, para quien este proceso "de alguna forma dará un fin desde el punto de vista solo judicial" a "los sucesos del año pasado".

Segarra subrayó que su función es someter a juicio hechos que "pueden ser constitutivos de delito por haber sobrepasado determinados márgenes", a la vez que defendió la independencia judicial en España frente a quienes critican que es un proceso que no se produce en condiciones justas.

Añadió que la cuestión catalana no está incluida en la agenda de su estancia parisina, que concluye mañana, y que ella ve como un fruto de la buena relación entre Francia y España.

Precisó que la ciberdelincuencia, el terrorismo o la trata de seres humanos son algunos de los principales temas de interés comunes entre las instituciones judiciales de ambos países.