Diario Vasco

Moscú, 14 ene (EFE).- El Gobierno ruso consideró hoy que el cambio del nombre de la Antigua República Yugoslava de Macedonia por la que el país pasa a llamarse Macedonia del Norte debe ser evaluado por el Consejo de Seguridad de la ONU.

"Una solución sostenible debe ser una que se dé sin presiones externas o la imposición de términos y condiciones desde fuera, al tiempo que debe poder contar con un amplio apoyo público, tanto en la República de Macedonia como en Grecia y producirse exclusivamente dentro del marco legal", señaló el Ministerio de Asuntos Exteriores.

"Esta cuestión debe ser considerada por el Consejo de Seguridad", indicó la diplomacia rusa, después de que el Parlamento macedonio aprobara el pasado día 11 los cambios en la Constitución necesarios para que el país se llame Macedonia del Norte.

Ahora toca al Parlamento de Grecia ratificar el acuerdo.

Rusia considera "prehispánico" el acuerdo Skopje y Atenas sobre el cambio del nombre de Macedonia, y sostiene que se quiere imponer una nueva denominación del país "desde el exterior con el fin de forzar a Skopje a entrar en la OTAN.

En opinión de Moscú, en el proceso se ha ignorado "la opinión de la mayoría de la población" que rechaza el acuerdo.

La oposición macedonia defiende que el referéndum celebrado el 30 de septiembre de 2018 fracasó por escasa participación pero, aunque no se alcanzó el cuórum necesario, la apabullante victoria del 'sí' con un 91 % de los participantes a favor, dio alas al primer ministro, Zoran Zaev, para continuar con el proceso de ratificación.

A juicio de Moscú, también la ruptura de la coalición de Gobierno en Grecia "demuestra con elocuencia la explosividad de la situación", que, según Rusia, tiene como objetivo "socavar la estabilidad y la seguridad en los Balcanes".