Diario Vasco

(Actualiza con salida de la delegación hutí hacia Ammán)

Saná, 14 ene (EFE).- La oficina del enviado especial de la ONU para el Yemen, Martin Griffiths, informó hoy de que aún no ha recibido el visto bueno de Jordania para la convocatoria de consultas de paz en este país, con el fin de hacer un seguimiento de los acuerdos tomados en Suecia el pasado diciembre.

En un breve comunicado emitido en su cuenta oficial de Twitter, la oficina del mediador destacó que "todavía no ha recibido la aprobación del Gobierno jordano para convocar la reunión del comité de seguimiento sobre la implementación del acuerdo del intercambio de prisioneros".

Ese acuerdo fue adoptado por el Gobierno yemení reconocido internacionalmente y los rebeldes chiíes hutíes a mediados de diciembre en Suecia, en el marco de las consultas organizadas por la ONU y que contaron con la mediación de Griffiths.

Los dos bandos acordaron intercambiar cerca de 16.000 prisioneros de guerra y, según informó Griffiths la semana pasada al Consejo de Seguridad de la ONU, están completando la lista con los nombres de los que van a ser entregados.

Por otra parte, una fuente del aeropuerto de Saná, informó a Efe de que los representantes de los hutíes en el denominado Comité Conjunto de Presos de Guerra salió hoy de la capital yemení, a bordo de un avión del Comité Internacional de la Cruz Roja.

La fuente detalló que tres representantes se embarcaron en un pequeño avión de la ONU rumbo a Yibuti, desde donde viajarán a Ammán en otro de Naciones Unidas.

El Gobierno de Jordania informó ayer, domingo, de que todavía está "estudiando" una petición de la ONU para albergar la segunda ronda de consultas sobre Yemen, tras haber recibido la solicitud a ese respecto el pasado día 10.

"La solicitud de la ONU se tratará de acuerdo con su objetivo original de contribuir a resolver la crisis yemení en coordinación con otros hermanos. Nuestra respuesta se enviará a la ONU lo antes posible", señaló el ministerio jordano de Exteriores en un comunicado.

El pasado día 9, Griffiths declaró que deseaba ver más avances en la aplicación de los acuerdos alcanzados en Suecia antes de convocar una nueva ronda de consultas, que en un principio estaba prevista para este mes.