Diario Vasco

Madrid, 14 ene (EFECOM).- La recaudación del Estado por el impuesto especial al tabaco bajó ligeramente en 2018, con lo que ya acumula cuatro ejercicios consecutivos en caída, una tendencia que se prevé que se mantenga también en 2019.

Según el proyecto de Presupuestos Generales del Estado, presentado hoy, España ingresó por este concepto 6.609 millones de euros el pasado año -de los cuáles, el 62 % se cedió a las comunidades autónomas- y recibirá en torno a 6.594 millones en este ejercicio.

La cifra registrada en 2018 se sitúa lejos de las previsiones oficiales, que apuntaban a una subida del entorno del 6 %, hasta superar la barrera de los 7.000 millones de euros.

De acuerdo con el documento, esta divergencia está relacionada con que "durante la primera parte del año los consumos estuvieron por debajo de su nivel normal", aunque a partir de junio repuntaron.

La caída de lo recaudado por la tasa al tabaco es todavía mayor si se observan los números de la última década, que reflejan un retroceso del 16 % en este concepto respecto a los cerca de 7.900 millones de euros a cierre de 2019.

Pese a ello, el tabaco sigue siendo el responsable casi una tercera parte de todo lo percibido vía Impuestos Especiales (20.615 millones de euros en 2018).

No obstante, de cara a 2019 la previsión es que su peso disminuya debido al expresivo aumento que se estima en estos Presupuestos para el capítulo referente a hidrocarburos, categoría donde espera recaudar un 21 % más, hasta los 13.580 millones.