Diario Vasco

Copenhague, 14 ene (EFE).- El Partido de Izquierda anunciará hoy si permite con sus votos que el socialdemócrata Stefan Löfven sea elegido el miércoles primer ministro sueco al frente de un Gobierno rojiverde tras el acuerdo alcanzado por este con el centroderecha.

Löfven se ha asegurado el apoyo de 167 de los 349 escaños del Parlamento, pero necesita al menos que los excomunistas, quinta fuerza con 28 diputados, se abstengan.

El líder de esta formación, Jonas Sjöstedt, ha convocado una rueda de prensa para el mediodía después de que finalice su reunión con el presidente del Parlamento, Andreas Norlén, que se entrevistará hoy con los cabezas de lista de los ocho partidos con escaños antes de nominar previsiblemente candidato a Löfven.

El Partido de Izquierda fue apoyo externo del Gobierno rojiverde en la anterior legislatura, pero en el pacto cerrado el viernes entre Löfven, ecologistas, centristas y liberales consta que los excomunistas quedan fuera de "cualquier influencia".

Esa mención en el acuerdo y que este contenga medidas polémicas como recortes fiscales a empresas y reformas en el mercado laboral han provocado críticas en el seno del Partido de Izquierda, que según la agencia sueca TT podrían hacerle votar en contra de Löfven.

Varias agrupaciones locales y voces de peso como el exsecretario general Lars Ohly se han mostrado en las últimas horas a favor de un "no" a Löfven por su giro derechista.

Durante el fin de semana los máximos órganos de decisión de los partidos Centrista y Liberal aprobaron el acuerdo firmado por sus líderes con el argumento de que era la única solución posible para aislar al ultraderechista Demócratas de Suecia (SD, por sus siglas en sueco), tercera fuerza parlamentaria.

Ambos partidos conforman con conservadores y democristianos la Alianza de centroderecha, pero votaron en noviembre pasado contra el candidato conservador, Ulf Kristersson, como primer ministro para impedir que un hipotético ejecutivo quedase a merced del SD.

El líder liberal, Jan Björklund, declaró hoy a la televisión pública sueca SVT que si el Partido de Izquierda anuncia que vota en contra de Löfven, sería necesario aplazar la votación del miércoles.

Suecia vive una anómala situación política por el panorama nacido de las elecciones del 8 de septiembre: el bloque de izquierda de Löfven, cuyo partido fue el más votado, logró 144 escaños, frente a 143 de la Alianza y 62 del SD.

Tras no salir adelante en la Cámara dos proyectos de gobierno en minoría de Kristersson y Löfven, Norlén aceleró en diciembre el proceso y fijó dos nuevas consultas en la Cámara este mes.

En el sistema sueco son necesarios cuatro intentos fracasados en el Parlamento para elegir primer ministro antes de poder convocar elecciones extraordinarias, algo que no ocurre desde 1958.