Diario Vasco

Atenas, 14 ene (EFE).- El líder del partido nacionalista Griegos Independientes (Anel), Panos Kammenos, expulsó hoy a la ministra de Turismo, Elena Kuntura, y al viceministro de Desarrollo Rural, Vasilis Kokkalis, de su grupo parlamentario por no seguir la línea de la formación y no retirar su apoyo al Gobierno tras el acuerdo alcanzado con la vecina Macedonia.

Kammenos, hasta hora ministro de Defensa, declaró en Twitter que la titular de Turismo "ha intercambiado su voto y el nombre Macedonia por un sillón ministerial", después de que tanto Kuntura como Kokkalis confirmaran hoy en sendos comunicados que darán su apoyo al primer ministro, Alexis Tsipras, en la cuestión de confianza.

La ministra de Turismo afirmó que apoya "claramente al Gobierno para completar su labor" y que continuará trabajando "con seriedad, responsabilidad y exclusivamente guiada por el interés nacional".

Por su parte, Kokkalis, que se encuentra en una visita oficial a China, señaló que tanto él como Kammenos tienen su "propio rumbo político" y añadió: "seremos juzgados por la sociedad en base a eso".

Estas expulsiones reducen a cinco los asientos del Anel en el Parlamento.

El hasta ahora ministro de Defensa y socio del Gobierno, formado por Anel y el izquierdista Syriza, anunció ayer la ruptura de la coalición por las desavenencias ante la próxima entrada en el Parlamento heleno del acuerdo firmado este verano con la Antigua República Yugoslava Macedonia (ARYM) para renombrar al país vecino.

Poco después explicó en una rueda de prensa que iba a expulsar a cualquier diputado que no siguiera su decisión de votar en contra de la cuestión de confianza solicitada por Tsipras, que votase a favor del acuerdo con ARYM o que insistiese en mantener su cartera ministerial.

Se espera que la cuestión de confianza comience a debatirse mañana en el Parlamento heleno y que se vote en la noche del miércoles.

En Grecia una cuestión de confianza se puede aprobar con la mitad de los votos a favor de los diputados presentes (con un mínimo de 120), sin embargo, Tsipras afirmó que pediría el respaldo de 151 diputados y que, de no conseguirlos, convocaría elecciones anticipadas.

Para alcanzar esa cifra Tsipras necesita, además de los 145 diputados de Syriza y los dos recién expulsados de Anel, otros cuatro apoyos.