Diario Vasco

Múnich , 14 ene .- La selección de Croacia dio un paso de gigante hacia la segunda fase del Mundial, tras imponerse este lunes por 31-22 a Macedonia, en un choque en el que las paradas de Marin Sego, en la primera parte, y los goles de Domagoj Duvnjak, en la segunda, condenaron a la derrota a los del español Raúl González.

En la partida de ajedrez en que convirtieron el encuentro el seleccionador macedonio, el español Raúl González, y el técnico de Croacia, el veterano Lino Cervar, las piezas claves fueron el portero Sego y el central Duvjnak.

La sobresaliente actuación en la primera parte del guardameta croata, especialmente ante los lanzamientos de seis metros, hizo estéril de partida el ataque siete contra seis que planteó desde el inicio del encuentro el conjunto macedonio.

Y es que de nada les sirvió a los de Raúl González que los hermanos Lazarov, Kiro y Filip, aprovecharan la superioridad numérica de la que gozaron en cada ataque para hacer llegar el balón a los extremos y pivotes, si estos no lograron convertir en gol sus lanzamientos.

Un problema que se hizo especialmente acuciante en el caso de los pivotes, ya que tanto Stojanche Stoilov como Zharko Peshevski tan sólo lograron acertar en uno de los cuatro lanzamientos que intentaron entre los dos.

Todo lo contrario que los pivotes croatas, que fueron los principales beneficiados del cambio del ataque con siete al que tuvo que recurrir Lino Cervar apenas transcurridos unos minutos de juego.

Si Stoilov y Peshevski se empeñaron en estrellarse con Sego, los pivotes croatas Marin Sipic y Kresimir Kozina si aprovecharon los balones que le llegaron a la línea de seis metros para abrir la primera brecha importante (10-7) en el marcador.

Aciertos que obligaron al equipo macedonio a concentrar su atención defensiva sobre los pivotes croatas, propiciando los espacios necesarios para que tanto Domagoj Duvnjak como Igor Karacic sacasen a relucir su lanzamiento exterior.

Una faceta en la que se mostró especialmente acertado Karacic, que con sus sorpresivos lanzamientos de cadera disparó la ventaja croata hasta los seis goles (15-9).

Diferencia que Macedonia logró reducir a la mitad (20-17) en el arranque de la segunda mitad, coincidiendo con la irrupción en el partido del portero Borko Rivstoski, que en apenas unos minutos superó las apenas tres paradas que firmó en el primer período.

Pero entonces surgió la figura de un hipermotivado Domagoj Duvnjak, que parece querer resarcirse en este Mundial de los escasos minutos que las lesiones le permitieron disputar el pasado año en el Europeo celebrado en Croacia.

Clarividente a la hora de encontrar al compañero mejor colocado y certero con el lanzamiento, Duvnjak acabó de romper el partido con sus asistencias y su goles (27-21) a poco más de seis minutos para la conclusión.

Un tiempo en el que Croacia no sólo logró mantener su renta, sino que la elevó hasta los nueve tantos que reflejó el 31-22 final, pensando en la posibilidad de futuros desempates.

- Ficha técnica:

31 - Croacia: Sego (1); Horvat (2), Stepancic (3), Karacic (4, 1p), Duvnjak (6), Mandic (4) y Musa (3) -equipo inicial- Stevanovic (ps), Cindric (-), Vida (1), Blazevic (-), Strlek (-), Kozina (1), Vrankovic (2), Sipic (4) y Bicanic (-)

22 - Macedonia: Ristovski; Georgievski (1), Stoilov (2), Markoski (-), Kuzmanovski (3), Taleski (3) y Manaskov (6) -equipo inicial- Mitrevski (ps), Kiril Lazarov (4), Churlevski (-), Tankoski (-), Filip Lazarov (-), Krstevski (), Popovski (), Peshevski (3) y Serafimov (-)

Marcador cada cinco minutos: 3-2, 5-4, 8-6, 10-7, 14-8 y 16-11 (Descanso) 18-14, 20-16, 22-18, 23-19, 27-21 y 31-22 (Final)

Árbitros: Horacek y Novotny (CZE). Excluyeron por dos minutos a Vrankovic, Mandic y Musa por Croacia; y a Taleski, Popovski y Markoski por Macedonia.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la tercera jornada del grupo B de la primera fase del Mundial de Alemania y Dinamarca disputado en el Olympiahalle de Múnich (Alemania) ante unos 12.500 espectadores.