Diario Vasco

Bruselas, 14 ene (EFE).- La Comisión Europea (CE) advirtió hoy de que seguirá el proceso para retirar a Camboya su trato comercial preferente si el país no mejora la situación de los derechos humanos y libertades fundamentales, después de que el primer ministro amenazara con matar a la oposición si la UE le saca de este sistema.

"La UE mantendrá abiertos los canales de diálogo. Si Camboya tomase medidas creíbles y satisfactorias para remediar con rapidez la situación que nos ha llevado a iniciar el proceso, la UE reconsideraría la situación", afirmó el portavoz comunitario de Comercio, Daniel Rosario, en rueda de prensa.

La UE anunció en octubre el inicio del proceso formal para retirar a Camboya del programa "todo salvo armas", que garantiza un acceso libre de aranceles al mercado europeo de cualquier exportación excepto armamento, un sistema que, recordó Rosario, está condicionado al cumplimiento de los estándares internacionales de derechos humanos.

El primer ministro de Camboya, Hun Sen, hizo hoy esta exhortación a los europeos a propósito de la mediad durante un discurso en Phnom Penh: "Si queréis a la oposición muerta, hacedlo (...) Si queréis a la oposición viva, no lo hagáis y venid a conversar".

Bruselas anunció la medida dos meses después de las elecciones generales, que se celebraron el pasado julio con el principal partido de la oposición ilegalizado y en las que el partido gobernante ganó todos los escaños en juego.

"El poder beneficiarse de estas preferencias se basa en el respecto de los principios de quince convenciones fundamentales de la ONU y de organizaciones internacionales del trabajo sobre derechos humanos y laborales", alertó Rosario.

El portavoz señaló que la más reciente misión de la UE al país asiático mostró "violaciones serias y sistemáticas" de la libertad de expresión y de asociación, así como de diversa legislación laboral.

Rosario no se refirió a la amenaza explícita del primer ministro camboyano de asesinar a la oposición si la UE no da marcha atrás, si bien la portavoz comunitaria de Exteriores, Maja Kocijancic, sí que apuntó a que "esta no es la forma en la que nosotros vemos y abordamos las cosas".

Camboya cuenta con una importante industria textil, en la que trabajan cerca de 850.000 camboyanos, el 86 % de la mano de obra en el sector industrial del país, según datos del ministerio de Industria de principios de 2018.

La UE es el segundo socio comercial de Camboya, país del que en 2017 importó bienes por valor de unos 5.000 millones de euros, la mayoría productos textiles, de calzado y agrícolas.