Diario Vasco

Moscú, 14 ene (EFE).- Los ministros de Asuntos Exteriores de Rusia y Japón, Serguéi Lavrov y Taro Kono, respectivamente, iniciaron hoy en Moscú conversaciones sobre el problema de la firma de un tratado de paz entre ambos países, pendiente desde el término de la Segunda Guerra Mundial.

"De acuerdo con las instrucciones dadas por nuestros dirigentes tras la cumbres de noviembre en Singapur y de diciembre en Buenos Aires comenzamos hoy negociaciones sobre el problema del tratado de paz", dijo el jefe de la diplomacia rusa al inicio de la reunión.

Lavrov se refería a las reuniones mantenidas por el presidente ruso, Vladímir Putin, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, en las que acordaron crear un "nuevo mecanismo de negociación" para el tratado de paz.

"El tema de la firma del tratado de paz no es sencillo. Lo heredamos de la Segunda Guerra Mundial, cuyos resultados han sido reconocidos por la ONU", dijo el ministro ruso, que espera un debate "franco y constructivo" con la parte japonesa.

Destacó que con su homólogo nipón han conseguido crear un "clima de confianza y respeto", algo que consideró de gran importancia en vista de las tareas que han planteado los líderes de ambos países.

Kono, por su parte, indicó que en las conversaciones se abordarán también los preparativos de la próxima visita de Abe a Moscú, cuya fecha aún no ha sido confirmada, y anunció que el presidente ruso es esperado en Japón en junio para la ceremonia de clausura del Año Dual Japón-Rusia.

En vísperas del inicio de las negociaciones, Moscú llamó a Tokio a reconocer los resultados de la Segunda Guerra Mundial y la soberanía rusa sobre las islas Kuriles, cuya devolución demanda Japón.

"El pleno reconocimiento de los resultados de la Segunda Guerra Mundial, incluida la soberanía de nuestro país sobre las islas Kuriles, debe ser una condición esencial para hallar soluciones que permitan resolver el problema del tratado de paz", señaló el ministerio de Exteriores en un comunicado.

En 1956, la Unión Soviética y Japón suscribieron una declaración por la que reanudaron relaciones diplomáticas y establecieron las normas para la firma del tratado de paz, que incluía la devolución a Japón de dos de las cuatro islas Kuriles.

La declaración fue no solo firmada sino ratificada por los parlamentos de ambos países.

Al poco tiempo, Japón y la Unión Soviética renunciaron, por distintos motivos, al cumplimiento de la declaración y no fue hasta el año 2000 cuando Moscú y Tokio volvieron a hablar de la posibilidad de firmar un tratado de paz.

Tokio, no obstante, reclama la devolución de cuatro islas Kuriles.