Diario Vasco

Moscú, 14 ene (EFE).- El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, dijo hoy que la soberanía sobre las islas Kuriles "no es negociable", tras una primera reunión con su homólogo nipón, Taro Kono, para tratar de resolver el problema de la firma de un tratado de paz, pendiente desde el término de la Segunda Guerra Mundial.

"Este es nuestro principio esencial y es difícil esperar cualquier progreso sobre otras cuestiones sin que se dé un paso en esta dirección primero" por parte de Japón, señaló Lavrov en declaraciones a la prensa.

Añadió que transmitió a los "amigos japoneses" el hecho de que la soberanía sobre las islas Kuriles -arrebatadas a Japón por la Unión Soviética- "no es negociable", dado que es "territorio ruso".

Rusia considera además "inaceptable" que Japón se refiera a las cuatro islas como "territorios de norte".

Lavrov recalcó que ambos países tienen aún "diferencias importantes" sobre la firma de un tratado de paz, si bien la voluntad del presidente ruso, Vladímir Putin, y el primer ministro nipón, Shinzo Abe, para normalizar plenamente las relaciones entre Rusia y Japón "nos empuja a intensificar el diálogo".

El jefe de la diplomacia rusa indicó que ambos países han reafirmado su compromiso de trabajar sobre la base de la declaración conjunta de 1956, "lo que significa, en primer lugar, la inalterabilidad del reconocimiento pleno de Japón del resultado de la Segunda Guerra Mundial, incluida la soberanía rusa sobre todas las islas Kuriles".

En 1956, la Unión Soviética y Japón suscribieron una declaración por la que reanudaron relaciones diplomáticas y establecieron las normas que las partes debían cumplir para la firma del tratado de paz.

El texto de la declaración señala que, primero, se firma el tratado de paz y luego se entregan a Japón Habomai y Shikotan, dos de las cuatro islas Kuriles, pero no dice en qué condiciones ni bajo qué soberanía quedan.

La declaración fue firmada y ratificada por los parlamentos de ambos países, pero al poco tiempo Japón y la Unión Soviética renunciaron, por distintos motivos, al cumplimiento del documento y no fue hasta el año 2000 cuando Moscú y Tokio volvieron a hablar de posibilidad de firmar un tratado de paz.

Lavrov reconoció que la búsqueda de un tratado de paz que satisfaga a los ciudadanos de ambos países "es una tarea difícil", aunque dijo que los dos "comparten la voluntad y la paciencia" para dar pasos hacia un entendimiento mutuo.

También el ministro de Exteriores japonés sostuvo que hay desacuerdos entre Rusia y Japón, y recalcó la necesidad de buscar una solución en conversaciones futuras.

Indicó que Putin y Abe se reunirán el próximo día 22 durante la visita del primer ministro japonés a Rusia.

Asimismo, explicó que los viceministros de Asuntos Exteriores de ambos países mantendrán este martes reuniones y que los ministros podrían encontrarse de nuevo durante la Conferencia de Seguridad de Múnich en febrero próximo.