Diario Vasco

Múnich , 14 ene .- La selección de Islandia sumó su primera victoria en el Mundial de Alemania y Dinamarca, tras golear este lunes por 36-18 a Baréin, en un encuentro en el que los nórdicos no desaprovecharon el nerviosismo del conjunto árabe, que acabó desquiciado.

Una circunstancia que impidió al equipo bareiní mostrar la versión competitiva que exhibió en las dos primeras jornadas tanto ante España como ante Macedonia, que sufrieron más de lo previsto para distanciarse de los árabes en el marcador.

Pero este lunes Baréin nunca estuvo en el partido, máxime a partir de la expulsión del lateral Mohamed Habib, que vio la tarjeta roja directa a los seis minutos al entender los colegiados que había lanzado a propósito un penalti a la cabeza del portero islandés Bjorgvin Gustavsson.

Una discutible interpretación que dio inicio a una sucesión constante de exclusiones para el equipo bareiní que jugó diez de los treinta minutos de la primera mitad con un hombre menos.

Hecho que poco a poco fue centrando la atención de los jugadores árabes más en los colegiados suizos que en el juego, lo que no desaprovechó Islandia para escaparse (11-6) en el marcador.

Un tenso ambiente que se encargó de caldear más todavía el histriónico portero islandés Gustavsson, que con sus continuos aspavientos, gestos y protestas acabó por desquiciar a la selección de Baréin.

De hecho, el guardameta islandés, que también paró y en abundancia, volvió a reclamar hasta en dos ocasiones más la tarjeta roja para los jugadores bareiníes en dos nuevos lanzamientos que Gustavsson entendió que pasaron demasiado cerca de su rostro.

Recriminaciones que acabaron por sacar definitivamente del partido a una selección de Baréin, a la que ni el paso por los vestuarios le sirvió para calmar los nervios, tal y como demostró el único tanto que los árabes sumaron en los primeros doce minutos de la segunda mitad.

Una sequía que permitió a Islandia escaparse definitivamente en un marcador, en el que los nórdicos no dejaron de aumentar más y más su ventaja hasta alcanzar los dieciocho tantos que reflejo el 36-18 final.

Goleada que no acabó con los injustificados gestos del portero Bjorgvin Gustavsson al que el técnico islandés decidió sacar de la pista a falta de diez minutos para la conclusión tras celebrar con un innecesario e irreverente baile una nueva parada. Un comportamiento que empaño la goleada islandesa.

Ficha técnica:

36 - Islandia: Gustavsson; Gunnarsson (8, 3p), Jonsson (4), Gustafsson (-), Arnarsson (-), Palmarsson (3) y Elisson (3) -equipo inicial- Bjorgvinsson (ps), Sigurmannsson (4, 1p), Gislason (-), Gudmundsson (5), Magnusson (2), Ingason (-), Kristjansson (1), Gudjonsson (3) y Einarrson (3)

18 - Baréin: Husain; Basham (-), Habib (-), Alsayyad (1), Ali Merza (3, 1p), Saad (2) y Mohamed Merza (5) -equipo inicial- Khamis (ps), Al Samahiji (-), Abdulredha (2), Jalal (3), Yaseen (1), Madan (-), Mahfoodh (1), Alsalatina (-) y Alfardan (-)

Marcador cada cinco minutos: 3-2, 6-4, 9-6, 11-6, 13-9 y 16-10 (Descanso) 19-11, 23-11, 26-13, 29-15, 31-17 y 36-18 (Final)

Árbitros: Brunner y Salah (SUI). Expulsaron con tarjeta roja directa a los jugadores de Baréin Mohamed Habib (m.6) y Mohamed A Abdulredha (m.43)

Además excluyeron por dos minutos a Gustafsson, Gudjonsson, Arnarsson e Ingason por Islandia; y a Saad, Alsalatina, Alsayyad, Ali Merza y Yaseen por Baréin.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la tercera jornada del grupo B de la primera fase del Mundial de Alemania y Dinamarca disputado en el Olympiahalle de Múnich (Alemania) ante unos 6.000 espectadores.