Diario Vasco

Madrid, 14 ene (EFE).- La Guardia Civil ha abierto una investigación al conductor de un autobús de línea regular que el pasado día 2 circuló en sentido contrario a lo largo de 11 kilómetros por el carril bus-vao entre Moncloa y Pozuelo, sin atender a las continuas advertencias de otros conductores que se cruzaron con él.

Según informa la Comandancia de la Guardia Civil, el conductor, un hombre de 42 años, dio negativo en las pruebas de alcohol y drogas a las que fue sometido después de ser interceptado por efectivos de Tráfico del instituto armado.

Ahora se le investiga por su presunta implicación en un delito contra la seguridad vial.

La Guardia Civil relata que el conductor accedió a primera hora de la tarde del día 2 con el autobús al carril bus-vao en el intercambiador de Moncloa y esquivó la barrera de seguridad que cerraba la circulación en el sentido que pretendía tomar, de forma que continuó su marcha durante 11 kilómetros.

En el trayecto, el autobús se cruzó con al menos 25 coches que circulaban correctamente y evitaron colisionar con él.

Pese a las repetidas advertencias con pitidos y con ráfagas de luz, el conductor aseguró a los agentes que no se percató de que circulaba en sentido contrario.