Diario Vasco

Madrid, 14 ene (EFECOM).- El presupuesto de los 59 organismos autónomos existentes en 2019 aumentará el 3,2 % respecto al ejercicio anterior, hasta alcanzar los 40.072 millones de euros, de los que el 61,4 % corresponde al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Según los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019, presentados hoy en el Congreso de los Diputados, el SEPE tiene una dotación de 24.598 millones, lo que supone una subida del 4,2 % respecto al año anterior.

Los recursos destinados a atender a las prestaciones por desempleo en 2019 se cifran en 18.402 millones, el 4 % más que en el presupuesto inicial del año pasado, de los que 18.102 millones se destinarán al pago de prestaciones por desempleo y el resto de gasto de funcionamiento.

Dentro de las prestaciones por desempleo, el pago de las contributivas supone 11.603 millones; los subsidios por desempleo, 4.977 millones; el subsidio SEASS (servicio de resolución de suspensión de subsidios eventuales), 615 millones, y la renta activa de inserción, 830 millones.

Destaca dentro de este apartado que la ayuda complementaria del sistema de garantía juvenil baja de los 500 millones en 2018 a 74 millones en 2019, y la ayuda económica del programa de activación para el empleo también disminuye de 296 millones a 3 millones.

La actuaciones de fomento de la inserción laboral recibirán 3.403 millones, el 0,9 % más, cuantía destinada principalmente a financiar las bonificaciones a la contratación (1.855 millones), oportunidades de empleo (549 millones) y orientación profesional (470 millones).

Por detrás del SEPE, destaca el presupuesto del Fondo Español de Garantía Agraria, cuya dotación se incrementa el 0,1 % hasta 6.981 millones, en tanto que el mutualismo administrativo alcanza los 1.757 millones, lo que implica un incremento del 0,7 %.

El presupuesto de la Jefatura de Tráfico llega a 975 millones (4,4 % más), mientras que el Instituto de las Fuerzas Armadas crece el 0,2 %, hasta los 781 millones.

Por el contrario, la dotación para el Fondo de Garantía Salarial -que garantiza el salario o indemnización en caso de despido por insolvencia de la empresa- disminuye el 9,5 % hasta situarse en 720 millones.