Diario Vasco

Madrid, 14 ene (EFE).- El Gobierno prevé destinar 4.292 millones de euros a la Sanidad pública española en 2019, un 0,9 % más que en 2018 y con los que, entre otros, financiará el fin del copago farmacéutico para los pensionistas con rentas bajas y los perceptores de la prestación por hijo o menor a cargo.

Así lo recoge el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado para este año, que ha entregado hoy la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados, y en el que recuerda que el pasado año se recuperó la universalidad del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Los créditos asignados al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en el ámbito de la política de Sanidad suman 185 millones de euros, un 6,8 por ciento más que el año anterior.

En cuanto a las Estrategias de Salud, dirigidas a hacer frente a enfermedades raras, neurodegenerativas, vigilancia de la salud, así como Programas de prevención y control del SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual, la cuantía ha aumentado en 2 millones de euros, hasta los 9 millones.

Según el proyecto, se ha dado prioridad al desarrollo de sistemas públicos digitales en el SNS y al desarrollo de aplicaciones y webs con un incremento de 4 millones de euros.

Con esta misma cantidad se ha dotado al Programa "Prestaciones sanitarias y farmacia" que tiene como fin compensar la asistencia sanitaria pública que un paciente recibe fuera de su comunidad autónoma.

Dentro de esta política, se incluyen 48 millones de euros para la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), dotaciones de 16 millones para la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) y 6 millones para la Organización Nacional Trasplantes (ONT).

Las entidades que conforman el Mutualismo Administrativo (Muface, Isfas y Mugeju) cuentan con el volumen más importante de recursos para la asistencia sanitaria de su colectivo -un total de 2.255 millones de euros-, lo que supone un incremento del 0,3 % respecto al año anterior.

Además, el Ministerio de Defensa aporta créditos por importe de 142 millones de euros para financiar la asistencia en los hospitales militares.

El INGESA recibe, por su parte, 265 millones de euros para la gestión de las prestaciones sanitarias en el ámbito territorial de Ceuta y Melilla, del Centro Nacional de Dosimetría en Valencia y de los Servicios Centrales del Instituto.

Además, el Instituto Social de la Marina estará dotado con 36 millones de euros.