Diario Vasco

Freno

Raimundo Díaz

Madrid, 14 ene (EFECOM).- En rojo ha comenzado la semana la Bolsa española, que ha caído hoy un 0,66 % pese al cual mantiene los 8.800 puntos, después del frenazo de unos mercados que, tensos ante la votación del "brexit", han acogido con cierto pavor la ralentización de la balanza comercial china en el último año.

Una señal de la desaceleración que podría sufrir la economía mundial, y a la que los inversores han reaccionado con ventas, hecho que ha puesto el signo negativo en un IBEX 35 que, minutos después de la apertura, caía un 0,43 %.

La jornada comenzaba con la publicación de este dato negativo, según el cual el crecimiento del comercio exterior del país se ralentizó 4,5 puntos porcentuales con respecto al año anterior, debido, entre otros, a la guerra comercial con Estados Unidos.

En clave europea, los intercambios se han visto afectados por la votación sobre el plan del "brexit" de la primera ministra, Theresa May, de mañana, cuyos resultados son más que inciertos.

Además, se ha conocido que la producción industrial de la zona euro se redujo un 1,7 % en noviembre frente al mes previo, lo que supone una caída del 3,3 % en comparación con el mismo periodo de 2017.

Mientras que en el Congreso de los Diputados, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha presentado el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2019 sin tener garantizados los apoyos necesarios para su aprobación.

Ante este escenario de dudas, el IBEX 35 aumentaba sus pérdidas a mediodía, cuando retrocedía un 1,24 % en un nuevo clima de descensos generalizados en la región.

Tono idéntico en Wall Street, cuyo principal indicador, el Dow Jones, cedía un 0,55 % coincidiendo con el inicio de la temporada de resultados empresariales, que se prevé que puedan ser afectados por la incertidumbre económica y la evolución de China.

Londres se ha situado al frente de los malos resultados en el Viejo Continente al dejarse un 0,91 %, seguida de Milán, un 0,61 %, arrastrada por las debilidades del Monte dei Paschi di Siena de las que alertó el viernes el Banco Central Europeo (BCE).

Tras ambas se ha situado París, un 0,39 %, y Fráncfort, un 0,29 %.