Diario Vasco

Los Ángeles , 14 ene .- La empresa energética PG&E, que debe hacer frente a millonarias indemnizaciones por el incendió más mortífero en la historia de California, del que fue responsable, anunció hoy que se declarará en bancarrota a finales de enero.

La corporación eléctrica y gasista explicó en un comunicado de prensa que alrededor del 29 de enero se acogerá al capítulo 11 del código de bancarrota de Estados Unidos.

Richard C. Kelly, presidente de PG&E, dijo que la declaración de bancarrota "representa la única opción viable para hacer frente a las responsabilidades de la compañía para con sus partes interesadas".

La compañía indicó que afronta al menos 7.000 millones en demandas debido al incendio Camp, que en noviembre pasado causó la muerte a 86 personas y destruyó 14.000 casas, así como más de 500 negocios, 4.300 otras estructuras y 61.900 hectáreas.

Después de que se conociera que los expertos investigaban si las llamas fueron provocadas por problemas en una línea de alta tensión donde se declaró el incendio, la corporación vio desplomarse a más de la mitad el valor de sus acciones.

Los detectives además, intentan averiguar si en el equipo de la misma empresa se inició otro incendio que en 2017 consumió parte de regiones vinícolas del norte californiano.

A raíz de la situación en PG&E, Geisha Williams renunció a su cargo de directora general de la empresa en la que trabajó desde marzo de 2017.

La Corporación PG&E "tiene la intención de utilizar un proceso supervisado por el tribunal para lograr una resolución ordenada, justa y expedita de posibles responsabilidades resultantes de los incendios forestales de 2017 y 2018 en el norte de California", indica el comunicado la empresa.

Gavin Newsom, gobernador de California, también en comunicado de prensa, respondió hoy a la intención de declarar bancarrota de PG&E, que proporciona servicio de gas y electricidad a unos 16 millones de residentes del estado.

"Si bien PG&E anunció su intención de declararse en bancarrota hoy, la compañía debe seguir cumpliendo las promesas hechas a los proveedores de energía y a nuestra comunidad", declaró Newsom.

"Trabajaré con la Legislatura y todas las partes interesadas en una solución que garantice que los consumidores tengan acceso a un servicio seguro, asequible y confiable, para que las víctimas de los incendios reciban un trato justo", aseguró.