Diario Vasco

El Cairo, 14 ene (EFE).- Las autoridades egipcias han deportado a un segundo ciudadano alemán de origen egipcio que había sido arrestado semanas antes sospechoso de querer unirse a la filial del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Egipto, informaron hoy a Efe una fuente de seguridad y la agencia estatal MENA.

El joven alemán identificado como Isa Ibrahim al Sabagh, de 18 años, fue arrestado a su llegada al aeropuerto de Luxor, en el sur de Egipto, procedente de Alemania y tenía en su poder mapas de la provincia del Norte del Sinaí, donde opera la filial del EI, Wilayat Sina.

Según la fuente de seguridad, que requirió el anonimato, el ciudadano alemán no había sido acusado de ningún crimen tipificado por la ley egipcia y fue detenido por la Inteligencia egipcia.

Fue expulsado el pasado viernes junto a otro ciudadano alemán de origen egipcio, identificado como Mahmud Amr Mohamed Ezzat Abdelaziz, de 24 años, que fue arrestado a su llegada a El Cairo procedente de Arabia Saudí y acusado de querer unirse a la filial del EI en Egipto, añadió la fuente.

Sin embargo, la agencia MENA señaló hoy que Al Sabagh fue deportado ayer y que la Fiscalía General egipcia fue quien decidió ese mismo día no renovar su arresto, aunque la fuente de seguridad afirmó a Efe que la Fiscalía no es competente ante este caso dado que Al Sabagh no tenía ningún cargo.

MENA aseveró que el proceso de expulsión se realizó en coordinación con la embajada alemana en Egipto, que no se ha pronunciado hasta el momento.

Las investigaciones, según MENA, han descubierto que Al Sabagh mantuvo contactos electrónicos con algunos miembros del EI en Alemania y compartía el ideario del grupo yihadista.

Además, se le incautó una brújula y unos mapas del norte del Sinaí con los que pretendía, siempre según la fuente, llegar a ese territorio para enrolarse con los extremistas.

De acuerdo a las informaciones de MENA, el padre de Al Sabagh renunció a la nacionalidad egipcia en 2007 y también le fue retirada a su hijo, por ser menor de edad.

En el centro y norte del Sinaí operan grupos extremistas que son objetivo de las Fuerzas Armadas egipcias en una ofensiva que desarrollan desde el pasado mes de febrero.