Diario Vasco

Maputo, 14 ene (EFE).- Un ciudadano de Sudáfrica fue acusado hoy de colaborar con el grupo yihadista Al Shabab, no relacionada con la organización homónima somalí, que desde octubre de 2017 atenta en la Región Norte de Mozambique, anunciaron hoy fuentes judiciales.

Según el Tribunal Judicial de la provincia de Cabo Delgado, Andre Hanekom está acusado de los delitos de homicidio calificado, instigación a la desobediencia contra el Estado, asociación para delinquir y posesión ilícita de armas, entre otros.

A su vez, se le acusa también de financiar, coordinar y prestar apoyo logístico a miembros de Al Shabab, a quienes entregaba unos diez mil meticales mensuales (unos 142 euros), además de proveerles con medicamentos.

El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, quien se encontraba hoy de visita en Mozambique, se reunió con su homónimo Filipe Nyusi, con quien conversó sobre la detención de Hanekom y la insurgencia en el norte del país, según medios locales.

Por su parte, el ministro de Exteriores sudafricano, Lindiwe Sisulu, aseguró ayer en Johannesburgo que el embajador en Mozambique ya se ha comunicado con la familia de Hanekom, empresario marítimo residente en Cabo Delgado, y recordó que se le está dando "todo el apoyo necesario".

Esta acusación se produce más de cuatro meses después de que Hanekom fuera arrestado el pasado agosto, tras abandonar el hospital donde se recuperaba de diversas heridas de bala causadas por supuestos policías.

Este grupo insurgente, que opera en seis distritos de la provincia de Cabo Delgado -epicentro de este reciente foco de violencia- ha acabado con la vida de al menos 300 personas -entre civiles militares e insurgentes- desde octubre de 2017 a diciembre de 2018.

El pasado 11 de enero, al menos 4 civiles fueron decapitados en la aldea de Manila, a unos 17 kilómetros de la principal ciudad del distrito de Mocímboa da Praia, donde otras 5 personas resultaron heridas en un ataque atribuido a Al Shabab, de acuerdo con testigos locales.