Diario Vasco

Londres, 14 ene (EFE).- La ciudadana británica-iraní Nazanin Zaghari-Ratcliffe, encarcelada en Irán por supuesto espionaje, ha comenzado una huelga de hambre de tres días para protestar por la falta de cuidados médicos en prisión, anunció hoy su esposo.

El ministro de Exteriores del Reino Unido, Jeremy Hunt, se reunió hoy con el marido de la detenida, Richard Ratcliffe, y aseguró en la red social Twitter que continuará trabajando sin descanso hasta que ella "esté en casa".

El jefe de la diplomacia británica agregó que ha citado al embajador iraní en el Reino Unido, Hamid Baeidinejad, para abordar la situación de la mujer.

Nazanin Zaghari-Ratcliffe, de 40 años y empleada de la Fundación Thomson Reuters, fue arrestada en 2016 durante un viaje a Irán y condenada a cinco años de cárcel por delitos contra la seguridad del Estado que ella niega.

Su marido afirmó en una rueda de prensa que los responsables de la prisión donde está encarcelada han rechazado sus peticiones para que un médico le examine bultos en el pecho y otros cuidados sanitarios.

Además, denunció que las autoridades de Teherán han presionado a su esposa a fin de que espíe para Irán en el Reino Unido una vez sea liberada.

"Le dijeron que sería más seguro para ella y para su familia si se mostraba de acuerdo en hacerlo", añadió Ratcliffe.

Avanzó que su esposa considerará prolongar su huelga de hambre más allá de las tres jornadas previstas, si no se cumplen sus demandas de ser atendida por médicos.

La organización británica a favor de los derechos humanos Redress urgió al Gobierno del Reino Unido a dar "pasos inmediatos para conseguir su liberación", entre ellos garantizar protección diplomática a Zaghari-Ratcliffe.