Diario Vasco

El Cairo, 14 ene (EFE).- El Gobierno catarí aseguró hoy que "no ve la necesidad" de reabrir su Embajada en Siria y rechazó la normalización de las relaciones diplomáticas con Damasco, por los "crímenes de guerra" cometidos por el presidente Bashar al Asad.

El ministro de Exteriores del emirato, Mohamed bin Abdulrahman Al Zani, aseguró en una rueda de prensa en Doha, retransmitida por la televisión catarí Al Yazira, que "la normalización (diplomática) con el régimen sirio en esta etapa sería la normalización con una persona involucrada en crímenes de guerra", en referencia al presidente Al Asad.

En este sentido destacó que "el pueblo sirio sigue bajo los bombardeos" del Ejército nacional, por lo que las razones que empujaron a cortar las relaciones y a cerrar la legación diplomática en Siria no han desaparecido.

"No hay signos que animen a normalizar las relaciones con el Gobierno sirio", afirmó Al Zani, cuyo país ha sido acusado de apoyar a grupos armados insurgentes de tendencia islamista desde el comienzo de la contienda en Siria.

Catar se opone a la vuelta de Siria al seno de la Liga Árabe, de la que fue expulsada en noviembre de 2011 por la represión sangrienta de la revuelta popular que estalló en marzo de ese año.

"Las razones que llevaron a la suspensión de Siria de la Liga Árabe todavía continúan", explicó Al Zani, que añadió que Catar no ve motivos para que sea readmitida en el organismo panárabe.

"Hay que insistir en una solución política (al conflicto) y esta no debe ser impuesta desde el exterior. Catar apoya cualquier solución que el pueblo sirio acepte", agregó el titular de Exteriores.

Cada vez más países miembros del organismo se han mostrado a favor de la readmisión del Gobierno sirio en la Liga Árabe, como Sudán e Irak, y Emiratos Árabes Unidos reabrió su Embajada en Damasco a finales de diciembre.