Diario Vasco

Moscú, 14 ene (EFE).- Bielorrusia busca mejorar sus relaciones con Estados Unidos y permitir que Washington aumente su presencia diplomática en el país, reducida tras una crisis que data ya de más de diez años, anunciaron hoy fuentes oficiales.

Según dijo a la prensa el canciller bielorruso, Vladímir Makei, Minsk y Washington han establecido una comunicación sobre "todos los asuntos problemáticos" entre los dos Estados, incluida la ampliación de la presencia diplomática, con posibilidad del regreso de los embajadores a las misiones diplomáticas.

La embajada estadounidense en Minsk, encabezada ahora por un encargado de negocios, vio reducirse su plantilla de 35 a 5 funcionarios en 2008, tras unas sanciones impuestas por el Gobierno local en represalia por las restricciones estadounidenses contra el consorcio estatal bielorruso Belneftejim, aplicadas dos años atrás.

"Si en el pasado fueron tomadas unas decisiones que repercutieron en la calidad y el nivel de nuestra cooperación y ahora vemos que se han creado condiciones para revisarlas, tenemos que aprovecharlo", argumentó el jefe de la diplomacia bielorrusa.

Agregó que Minsk, "consciente del papel de EEUU en el mundo", está interesado en la diversificación de sus "relaciones políticas y económicas" con el país transatlántico.

El anuncio coincide con unas tensiones en relaciones entre Minsk y Moscú que estallaron a raíz de un contencioso comercial.

La principal disputa entre ambos países obedece a la ya conocida como "maniobra fiscal", en virtud de la cual Rusia reducirá a cero los aranceles a las exportaciones de petróleo para 2024, al tiempo que incrementa el impuesto a la explotación minera.

Esa decisión perjudica en gran medida a Bielorrusia, que entonces tendrá que pagar mucho más por el crudo ruso y que ya calcula sus pérdidas en hasta 10.800 millones de dólares.

Minsk ya ha advertido de que la falta de compensación por las pérdidas que supone la "maniobra fiscal" pueden hacer que Moscú se quede sin "su último aliado" en el Oeste.