Diario Vasco

Riad, 14 ene (EFE).- Arabia Saudí negó este lunes las informaciones sobre la posible reapertura de su Embajada en Damasco -cerrada en 2012 tras el comienzo de la guerra en Siria-, en medio de los crecientes movimientos diplomáticos a favor del presidente Bachar al Asad.

En un comunicado, el Ministerio de Exteriores del reino rechazó lo que ha sido publicado por algunos sitios electrónicos sobre las presuntas declaraciones del ministro de Exteriores saudí, Ibrahim Al Asaf, respecto a la reapertura de la Embajada saudí en la capital siria.

La nota oficial cita a una fuente del ministerio no identificada, que precisó que esas informaciones "no son correctas en su totalidad".

La Embajada de Arabia Saudí en Damasco fue clausurada en marzo de 2012, un año después del comienzo del conflicto armado en Siria tras una revolución que fue reprimida de forma sangrienta por parte del Ejército nacional, lo cual hizo que muchos Gobiernos árabes se distanciaran de Al Asad.

Arabia Saudí fue de los países más críticos con el presidente sirio y pidió reiteradamente su dimisión, además de acusarlo de crímenes de guerra por el empleo de armas químicas y otras atrocidades cometidas contra su propio pueblo.

El Gobierno sirio también fue expulsado de la Liga Árabe a finales de 2011, aunque cada vez más voces apuntan a una posible vuelta de Damasco al seno del organismo con sede en El Cairo.

Sudán e Irak han apoyado el regreso oficial de Al Asad a la Liga Árabe, mientras que Catar se mostró hoy contrario.

Mientras, Emiratos Árabes Unidos reabrió su Embajada en Damasco a finales de diciembre de 2018 e instó a otros países a hacerlo, pero Kuwait ha dicho que eso no será posible hasta la readmisión de Siria en la Liga Árabe y la toma de una postura conjunta de todos los países miembros.