Diario Vasco

El Cairo, 14 ene (EFE).- El alto comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, afirmó hoy que las garantías legales que el Gobierno de Siria ofrece a los propietarios "todavía no son completamente adecuadas" para alentar el regreso de los refugiados.

Durante una rueda de prensa en El Cairo, Grandi consideró que es "muy importante" dar una respuesta "adecuada" a las reclamaciones de propiedad que formulen los refugiados.

"Para preparar el retorno de los refugiados, en Siria hemos hecho trabajo no tanto en infraestructuras o de socorro, sino de naturaleza legal. Hemos trabajado mucho con el Gobierno de Siria, con algunos progresos, en leyes de propiedad. Porque muchas propiedades han cambiado de manos, han sido ocupadas o tomadas", dijo Grandi.

El responsable de ACNUR se refirió en concreto a la llamada ley 42, aprobada el pasado noviembre, que amplió hasta un año el plazo para que los propietarios reclamen la titularidad de sus tierras o viviendas, para evitar que sean expropiadas por el Gobierno que preside Bachar al Asad.

Esta ley "todavía no es completamente adecuada", en valoración de ACNUR, pero ha supuesto una mejoría conforme a la ley 10, aprobada en abril pasado, que fijaba un plazo de 30 días para reclamar una propiedad antes de que el Gobierno pudiera expropiarla.

Ese plazo tan corto fue criticado por organismos de derechos humanos puesto que imposibilitaba a los refugiados reclamar sus propiedades.

Asimismo, Grandi pidió a la comunidad internacional para que invierta en la reconstrucción de Siria antes de que vuelvan los refugiados.

"Le decimos a los donantes, muy fuerte, que si las personas vuelven, necesitan apoyo y recursos para su reintegración inicial. Esto es un principio humanitario que nadie puede disputar", dijo.

El titular de ACNUR dijo que en 2018 regresó a Siria un número "muy pequeño" de refugiados, en torno a 50.000 personas, frente a los cerca de 60.000 que regresaron el año anterior.

"Sí es posible incrementar más estabilidad, veremos más gente volviendo", afirmó, aunque admitió que es "muy difícil" hacer cálculos sobre cuántos refugiados regresarán.

Grandi reiteró que el regreso de los refugiados debe ser "voluntario" y decidido por las propias familias, a la vez que recordó el dato "impactante" de que un millón de niños sirios han nacido como refugiados desde 2011.