Diario Vasco

Madrid, 14 ene (EFE).- El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha negado hoy que haya arbitrariedad alguna en la decisión de la Capitanía Marítima de Barcelona de denegar al buque Open Arms el permiso para zarpar hacia la costas libias y ha señalado que se trata de un simple acto administrativo "recurrible".

En rueda de prensa para presentar los presupuestos de su departamento para 2019, Ábalos ha sido preguntado por la decisión del capitán marítimo de Barcelona de denegar el permiso para zarpar al Open Arms, por razones de seguridad, al considerar que no está garantizado que pueda desembarcar a los náufragos que rescate en un puerto cercano y seguro y porque el barco sólo puede transportar a 18 personas.

Antes de recalcar que se trata de una decisión administrativa y no política, Ábalos ha insistido en que la respuesta de la Capitanía Marítima obedece a que se incumplen algunas cuestiones de carácter administrativo.

"Sólo hay una respuesta administrativa que, además, es claramente recurrible", ha enfatizado, y ha negado que haya arbitrariedad en tal decisión.

En la resolución de despacho que firma el capitán marítimo, Javier Valencia, y a la que ha tenido acceso Efe, éste hace constar que los gobiernos de Libia, Italia y Malta no permiten el desembarco en sus puertos de los migrantes que rescata Open Arms, cuyo buque insignia está amarrado en Barcelona y que solicitó permiso para zarpar hacia Libia el pasado día 8 de enero.

La denegación de Libia, Italia y Malta incumple la normativa internacional de rescates marítimos que obliga, entre otras cosas, al "descargo del capitán de sus obligaciones tras haber prestado auxilio a las personas puesto que no permite desembarcarlas en un plazo razonable en un lugar seguro".