Diario Vasco

Madrid, 13 ene (EFE).- El defensor del Levante Rober Pier, opinó tras la derrota en el Wanda Metropolitano contra el Atlético de Madrid (1-0) que el penalti que supuso el único gol rojiblanco no lo es porque el centrocampista montenegrino Nikola Vukcevic "tiene la mano apoyada" en el suelo cuando le golpea el balón.

"El árbitro nos dice que hubo un pequeño movimiento al golpear el balón en la mano, y él dice que al haber movimiento es penalti, pero nosotros creemos que si la tiene apoyada, con el reglamento, no lo es", explicó Pier una vez acabado el encuentro sobre la acción que dio lugar al tanto del francés Antoine Griezmann.

Pier confirmó que el árbitro revisó con el videoarbitraje (VAR) la jugada y se reafirmó en que "no se tenía que haber pitado", tal y como dijo antes su entrenador, Paco López, debido a una circular enviada a los clubes.

"El penalti lo revisó el VAR, si lo revisó es responsabilidad del árbitro, del VAR y todos", añadió el zaguero gallego del Levante, que explicó que su compañero Vukcevic estaba "bastante enfadado" ya que bajo su punto de vista la pena máxima en contra se la pitaron cuando estaban "bastante bien".

Pier, no obstante, admitió que la derrota es responsabilidad del equipo y no solo del árbitro, y negó que el colegiado pudiera estar condicionado por la presión del estadio rojiblanco.

"No quiero decir que esté condicionado, pienso que es un buen profesional, así lo creo y ha hecho el trabajo lo mejor que ha podido. Quizás se ha equivocado, él no tiene la culpa", añadió el defensor, que se mostró favorable al VAR en situaciones "objetivas", ya que recordó que el videoarbitraje le anuló un gol al Atlético en la primera parte por falta en la jugada previa.

A nivel general, Rober Pier opinó que hicieron "un buen partido" en el que tuvieron "opciones de empatar" aunque al final se vuelvan de vacío.

"Creo que hemos hecho un buen partido en líneas generales, es un campo difícil, ellos conceden poco, tuvimos opciones de empatar, pero al final te vas de cero", señaló.

En cuanto a su balance de la primera vuelta, que acaban en la zona media de la tabla con 23 puntos, el defensor granota dijo que es "positivo".

"Si hacemos la media daría 46 puntos y sería la salvación, pero es verdad que en las últimas jornadas no estamos sacando resultados y hay que mejorar eso", dijo.

Para el zaguero levantinista este es "un partido totalmente distinto" al que disputarán el jueves en el Camp Nou, donde se juegan el pase a cuartos de final de la Copa del Rey con un 2-1 favorable.

"Tenemos que competir igual que hoy pero con una pizca de suerte y efectividad, atrás y adelante", finalizó.