Diario Vasco

Beirut, 13 ene (EFE).- Centenares de personas salieron hoy a las calles en varias partes del Líbano, en respuesta a una nueva convocatoria de partidos de izquierda y de la sociedad civil, para protestar en contra de la corrupción y por la crisis económica que sufre el pequeño país.

"Estoy aquí para protestar contra la corrupción en el sector eléctrico, que es un símbolo del fracaso del sistema político", dijo un manifestante a la cadena de televisión local LBCI, frente a la central eléctrica de Zuk Mosbeh, al norte de la capital, Beirut.

"Están matando nuestros sueños y nuestras vidas con cáncer, frío y hambre. Ha llegado el momento de rebelarnos por amor a nuestro país", agregó el hombre, que hizo referencia a los graves problemas de suministro eléctrico que sufre el Líbano debido a la pobre infraestructura, casi tres décadas después del final de la guerra civil (1975-1990).

Cientos de manifestantes se congregaron también frente a la sede del Banco del Líbano en la ciudad de Sidón (sur), donde el diputado Osama Saad, jefe de la Organización Popular de Naseristas (panarabista socialista), instó a sus partidarios a protestar.

"Debemos demostrar que estamos dispuestos a luchar contra el Estado porque es la única manera para recuperar los derechos políticos, económicos y sociales", afirmó.

En la ciudad meridional de Nabatieh, cientos de personas se congregaron frente al Gobierno local en protesta por el deterioro de la situación socioeconómica y por tener que comprar agua y luz a compañías privadas porque el suministro público no es suficiente.

Mientras, en la cuidad de Zahle (este) tuvo lugar una limitada protesta, en la que también se arremetió contra la contaminación de los ríos y la negligencia de las autoridades en ese sentido.

En la localidad de Halba, en la región de Akkar (norte), decenas de personas rechazaron la "política de empobrecimiento" aplicada por los dirigentes libaneses.

Los lemas en contra de la corrupción también resonaron en Trípoli (norte), en la plaza Al Nour, donde el colectivo "Reclamamos nuestros derechos" reunió a unas decenas de manifestantes, según la Agencia Nacional de Noticias libanesa.

Ayer, decenas de personas se congregaron frente a los Ministerios de Salud y Trabajo en Beirut para pedir más empleos y una mejor sanidad pública.

El pasado 4 de enero, la Confederación General de Trabajadores Libaneses (CGTL) convocó una huelga general en contra de la parálisis en la formación del Gobierno desde el pasado mayo y la crisis económica, que fue secundada por los funcionarios estatales.

Desde diciembre, se han dado manifestaciones en varias localidades del Líbano sobre todo en contra de la clase política y su incapacidad de gestionar el país, y de llegar a un acuerdo para formar Gobierno, lo cual está repercutiendo en la economía.