Diario Vasco

Islamabad, 13 ene (EFE).- Miles de miembros de la minoría étnica pastún se manifestaron hoy en Tank, en las áreas tribales del noroeste de Pakistán, para pedir justicia en el primer aniversario del asesinato de un miembro de la comunidad a manos de un conocido policía, un caso que desató un multitudinario movimiento.

"Hoy es el primer aniversario de la muerte de Naqib Mehsud, pero su asesino todavía está en libertad. Los manifestantes quieren justicia para Naqib y que su asesino sea llevado ante la Justicia", explicó a Efe el parlamentario y miembro del Movimiento de Protección de los Pastunes (PTM) Mohsin Dawar.

Durante años, organizaciones por los derechos humanos han denunciado abusos contra esta etnia que representa unos 30 millones de los 207 millones de paquistaníes, pero las respuestas de esta comunidad habían sido tímidas.

Eso cambió hace un año tras el asesinato a tiros de Mehsud, un comerciante pastún de 27 años, por parte de un agente especialista en choques armados con criminales que gozaba de popularidad y que le acusó de ser un miembro de los talibanes.

El PTM ya existía, pero ese asesinato desencadenó unas protestas que llevaron a una investigación del caso y a los pastunes a reclamar también otras demandas.

"Ha pasado casi un año, PTM ha organizado más de 20 grandes protestas en el país, pero sus demandas como justicia para Naqib, justicia para las personas desaparecidas y derechos para los pastunes todavía no se han cumplido. Así que el movimiento seguirá hasta que se cumplan nuestras demandas", afirmó Dawar.

Según la fuente, "miles" de miembros de esta minoría participan "pacíficamente" en la convocatoria de hoy en Tank, en la provincia de Khyber-Pakhtunkhwa y donde las autoridades han cortado los servicios de internet y bloqueado las carreteras que llevan al lugar de la protesta.

La mayoría de los pastunes paquistaníes viven en las zonas tribales fronterizas con Afganistán, donde esta comunidad es la más numerosa y un área prácticamente en guerra desde la formación del grupo Tehreek-e-Taliban Pakistan en 2007.

La zona, a la que la prensa no tiene acceso, ha vivido dos operaciones militares contra el terrorismo en 2009 y 2014, con el desplazamiento de al menos un millón de personas y la destrucción de viviendas y tiendas.