Diario Vasco

(actualiza la EC7053 con declaraciones de patronal y confederación de aeropuertos)

En el aeropuerto internacional de Fráncfort, uno de los principales nudos de tráfico aéreo en Europa, la huelga, a la que también ha llamado la federación alemana de funcionarios públicos (DBB), se llevará a cabo entre las 02.00 hora local (01.00 GMT) y las 20.00 (19.00 GMT).

En el aeropuerto de Leipzig/Halle, la medida de protesta acontecerá entre las 04.00 y las 18.00 horas locales (03.00-17.00 GMT); en el de Dresde, entre las 03.00 y las 21.00 (02.00-20.00 GMT); y en el de Erfurt, entre las 06.00 y las 22.00 (05.00-21.00 GMT).

"Defendemos la libertad de negociación colectiva de la que forma parte el derecho a la acción sindical de los interlocutores sociales y que en determinadas situaciones puede englobar también una huelga", declaró el director gerente de la Confederación de Empresas de Seguridad de Vuelo (BDLS), Matthias von Randow, en un comunicado.

No obstante, dijo, con la jornada de huelga convocada en varios aeropuertos. "el instrumento de la huelga se está llevando al absurdo", y agregó que los paros convocados son "absolutamente desproporcionados" y "además socavan los esfuerzos del estado y los estados federados por mejorar notablemente la falta de eficiencia de los controles de seguridad aérea en Alemania".

En la misma línea se expresó, Ralph Biesel, de la confederación de aeropuertos ADV, que calificó de "irresponsable" que Verdi "extienda las huelgas hasta el exceso", lo que dinamita, dijo, cualquier dimensión de un paro.

Señaló que alrededor de 180.000 pasajeros se verán afectados por los paros en los seis aeropuertos, además de otras varias decenas de miles cuyos vuelos con destino a esos aeródromos no podrán despegar.

Más de 100.000 pasajeros se vieron afectados ya por la jornada de huelga del personal de seguridad el pasado jueves en los aeropuertos alemanes de Düsseldorf, Colonia/Bonn y Stuttgart, con más de 600 vuelos cancelados.

El lunes anterior, Verdi ya había convocado un paro parcial del personal de seguridad de los aeropuertos berlineses de Schönefeld y Tegel que obligó a cancelar el 8 % de los vuelos programados y causó alteraciones en numerosas conexiones.