Diario Vasco

Múnich , 13 ene .- Las selecciones de España y Suecia, las dos finalistas del pasado campeonato de Europa, dieron un nuevo paso hacia la segunda ronda del Mundial de Alemania y Dinamarca, tras imponerse este domingo a Islandia y Argentina, en una jornada en la que Croacia tampoco falló.

Triunfos que dejaron claro la condición de aspirantes de estos tres equipos, especialmente en el caso del conjunto español, que demostró con la victoria (32-25) que cosechó ante Islandia, que llega a este campeonato en plena madurez deportiva.

Ni la falta de acierto en el lanzamiento con el que arrancó el encuentro español mermó la confianza de los de Jordi Ribera en su plan de juego y siguieron buscando una y otra vez a los pivotes y extremos hasta acabar por acertar.

Una muestra de madurez que unida al buen trabajo defensivo permitió a España alzarse con un convincente triunfo (32-25), que encarrila el camino de los de Jordi Ribera hacia la segunda fase del torneo.

Siguiente ronda en la que con casi toda seguridad también estará Suecia, que hoy encadenó su segunda victoria en el torneo, tras imponerse por 31-16 a Argentina, en un choque que los escandinavos sentenciaron en los minutos iniciales de la segunda mitad.

Un parcial de 4-1 en los primeros siete minutos del segundo período condenó definitivamente a los del español Manolo Cadenas, a los que de nada les sirvió el buen hacer del extremo Fede Fernández, autor de seis dianas, para evitar la derrota (31-16).

Menos apuros pasó todavía Croacia que se impuso por 35-37 a Japón en encuentro que los balcánicos dejaron encarrilado antes de llegar al descanso con una renta se siete tantos (14-7) en la que jugó un papel protagonista el extremo Zlatko Horvart, que no falló ninguno de los seis lanzamientos que intento en la primera mitad.

Por su parte, Catar se resarció de la inesperada derrota que encajó en la primera jornada del torneo ante Angola, tras imponerse este domingo por 28-23 a Egipto, en un duelo en el que el técnico catarí, el español Valero Rivera, le ganó la partida a su compatriota David Davis, el preparador de Egipto.

También mejoró sus prestaciones con relación a la jornada inaugural, en la que los magiares no pudieron pasar del empate con Argentina, la selección de Hungría, que se impuso este domingo por un claro 34-24 a Angola.