Diario Vasco

Londres, 13 ene (EFE).- Un grupo de diputados de la Cámara de los Comunes urde una trama para tomar el control legislativo del proceso del "brexit" si el acuerdo propuesto por el Gobierno británico es rechazado el próximo martes, informa hoy "The Sunday Times".

Según el periódico, la primera ministra, la conservadora Theresa May, está "muy preocupada" tras ser informada por algunos de sus colegas del complot que se fragua en la cámara baja.

De acuerdo con el rotativo, el grupo, encabezado por el conservador Oliver Letwin, quiere forzar un cambio en el protocolo parlamentario de manera que los diputados (poder legislativo), y no solo el Gobierno (Ejecutivo), puedan definir la agenda de trabajo y calendario del Parlamento.

En la actualidad, solo el Gobierno puede marcar la agenda parlamentaria, lo que le permite dar prioridad a las leyes y debates que considera necesarios para poder cumplir su programa legislativo.

En el caso del "brexit", le da control sobre el proceso para conseguir la aprobación de su polémico acuerdo, sobre la base de que no habrá tiempo material para impulsar planes alternativos antes de que se ejecute la salida de la Unión Europea (UE) el próximo 29 de marzo.

Si en una complicada maniobra legislativa, los diputados consiguen tomar el control de la agenda, podrían impulsar sus propias mociones, que podrían incluir, por ejemplo, retrasar o suspender el artículo 50 del Tratado de Lisboa, señala "The Sunday Times".

También podrían aprobar iniciativas contra una salida de la UE sin acuerdo o cualquier otra línea de actuación que contara con consenso parlamentario, explica el rotativo.

La activación del artículo 50 por parte del Gobierno el 29 de marzo de 2017 dio inicio a dos años de negociaciones con Bruselas para el "brexit", que concluyen con la salida del bloque europeo el 29 de marzo de 2019.

Esta semana, los diputados británicos ya establecieron un precedente desfavorable al Ejecutivo al lograr cambiar la agenda parlamentaria oficial y aprobar una moción que obliga a la primera ministra a comparecer ante la cámara con un plan B en el plazo de tres días hábiles si su acuerdo es derrotado el martes.

Uno de los principales objetivos de los diputados "conspiradores" es tratar de evitar una salida de la UE sin acuerdo, algo que no ha descartado el Gobierno, que aspira a que el temor a esa posibilidad lleve al Parlamento a apoyar su propuesta.

En un artículo en el mismo periódico, el ex primer ministro conservador John Major alerta contra dejar el bloque sin acuerdo y afirma que la revocación del artículo 50 "es la única vía sensata" para salir adelante, aunque reconoció que sería "incómodo" políticamente.

Paralelamente, el ex ministro para el "brexit" Dominic Raab, que dimitió por desacuerdos con May, urge a votar en contra del acuerdo de la jefa del Gobierno, que "sofoca" los posibles beneficios de abandonar el bloque, en un artículo en "The Sunday Telegraph".

Raab, del sector más euroescéptico de los "tories", dice que, una vez rechazado el pacto, el Reino Unido debe seguir negociando con la UE, pero si no hay consenso, debe estar dispuesto a dejar el bloque bajo los términos (en principio menos beneficiosos) de la Organización Mundial del Comercio (OMC).