Diario Vasco

San Sebastián 13 ene (EFE).- El entrenador de la Real Sociedad Imanol Alguacil afronta confiado su debut esta temporada en Anoeta, tras la victoria en el Bernabeú, ante un Espanyol del que no espera facilidad alguna y recuerda que el conjunto catalán estuvo peleando por el liderato hace dos meses.

"Ahora llevan una victoria en los últimos siete partidos y si ganamos mañana nos pondríamos por delante", recordó Imanol tras entrenar en Zubieta a su equipo y añadir que "hace un par de meses tuvieron un partido que creo podría ponerles líderes, lo que significa que algo están haciendo bien".

El preparador realista, tras recordar ese inicio "brutal" de temporada de su rival este lunes, enfatizó que el Espanyol es un gran equipo y que confía en sacar "la mala versión" de los periquitos para hacerse con el triunfo.

Declaró que el conjunto barcelonés hace "un juego valiente" lo que obligará a sus jugadores a "tener momentos de mirar hacia arriba, en otros a esforzarse y otros a presionar" para adaptarse a las dificultades del Espanyol.

Espera la ayuda de un estadio de Anoeta que le impresiona por el apoyo que ha dado el nuevo graderío joven, dijo sentirse en deuda con la afición y sentirse "responsabilizado porque el ambiente que se genera es increíble y ahora toca dar el siguiente paso al equipo".