Diario Vasco

Las Tablas , 12 ene .- Miles de mujeres ataviadas con lujosas polleras desfilaron hoy por las calles de Las Tablas, considerada la cuna del folclore panameño, encantando a nacionales y extranjeros, entre ellos peregrinos que esperan la llegada del papa Francisco para la Jornada Mundial de la Juventud.

Mientras cientos desembarcan por aeropuertos, puertos y fronteras terrestres desde hace dos días para participar con Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) a partir del 22 de enero, unas 150.000 personas, según la Autoridad de Turismo de Panamá, se congregaron en Las Tablas, a unos 300 kilómetros al suroeste de la capital panameña, para el "Desfile de las Mil Polleras".

Un radiante sol acompañó el recorrido por el pequeño pueblo de medio centenar de delegaciones organizadas y mujeres, muchas con sus maridos, rindieron homenaje al traje nacional, aderezado con joyas y tembleques conforme a la tradición.

Bordada sobre finas telas blancas, la pollera, según los historiadores, tiene su inspiración en el vestido de las regiones de Sevilla y Andalucía que las mujeres de los colonizadores españoles trajeron a Panamá a partir del siglo XVI.

La delicadeza de los bordados a mano, que toman más de un año en algunos casos, las trencillas, son coronadas con tembleques de escamas de pescado y perlas, aretes, peinetas, finos collares, pulseras y sortija de oro, acompañados por las babuchas de pana del color principal de los bordados.

Además, cada región del país tiene su propia variedad de pollera, tanto desde la selva del Darién, fronteriza con Colombia, pasando por las caribeñas de Colón y Bocas del Toro y volviendo por las de Chiriquí, Veraguas, Coclé, Los Santos y Herrera, culminando con la de Panamá Oeste y la provincia de Panamá.

Desde el mediodía comenzaron a desfilar las delegaciones, entre las que destacan numerosas adolescentes que ya aprendieron a valorar el traje nacional y su correcto uso -porque tiene sus reglas históricas-, lo que es aplaudido por los miles de asistentes, apostados en las veredas de las estrechas callejuelas de Las Tablas.

La Autoridad de Turismo de Panamá (ATP) designó al veterano músico folclórico nacional Osvaldo Ayala abanderado del desfile.

Ayala, tras agradecer la distinción, dijo a Efe que la actividad "le muestra al mundo la belleza del traje típico panameño y nuestra cultura, nuestra música y todos los valores que tenemos".

El músico calculo que "más de 15.000 polleras" van a desfilar, superando el desfile del año pasado y resaltó que "es una bella coincidencia con la JMJ, porque en el marco de esta festividad de las polleras se encuentren ya peregrinos y estén con nosotros disfrutando de todas estas tradiciones.

Por su parte, el ministro de Turismo del país centroamericano, Gustavo Him, manifestó a Efe que "la expectativa es que asistan más de 150.000 personas y se de una derrama económica de más de 13 millones de dólares, que quedan diseminados en toda la región".

Refirió que la ocupación hotelera alcanzó "el 100 por ciento" en el centro del país, donde se encuentra Las Tablas, y ha generado un intenso trabajo de los artesanos para tener listas todas las polleras requeridas, "que es el traje más lindo del mundo", acotó.

Así como entre los parroquianos se mezclan los jóvenes peregrinos de la JMJ, los políticos panameños, con sus esposas bellamente ataviadas, se preparan para rendir homenaje al traje típico nacional y darse un baño de multitudes a pocas semanas que empiece la campaña electoral para los comicios del 5 de mayo próximo.

Se calcula que el desfile, en su novena edición, culminará al anochecer, porque a las empolleradas las acompañan tunas, carros alegóricos y despliegue de fuegos artificiales.