Diario Vasco

Logroño, 8 dic (EFE).- El director académico de Relaciones Internacionales de UNIR, Manuel Herrera, ha resaltado, en declaraciones a Efe, que la formación on line supone "una herramienta clave para la cohesión social y la corrección de desigualdades", especialmente en los países de Latinoamérica.

Herrera ha apostado por "encarar la brecha digital, a pesar de los prejuicios que había hace unos años", ya que ha considerado que "las nuevas tecnologías han llegado para quedarse y si se pierde este tren, se puede perder una generación que quedaría excluida en el aspecto formativo".

La Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), que tiene unos 34.100 alumnos, de los que el 25 por ciento procede de países latinoamericanos, aspira a ser "la mejor universidad on line".

Su misión principal en Latinoamérica es "mejorar la capacitación del capital humano" a través de la formación en internet, ha explicado, lo que ha permitido llevar la formación universitaria hasta lugares en los que habría "escenarios de exclusión social".

El perfil medio del alumnado de esta universidad, cien por cien on line, es el de personas mayores de 35 años, que tienen que conciliar vida familiar y laboral, que necesitan actualizar sus conocimientos y adquirir nuevas capacidades y competencias.

Así, ha subrayado que UNIR cuenta con alumnado de países de América Latina como Paraguay, Colombia, Ecuador, Perú, Chile y Argentina.

Entre los estudios con mayor demanda, ha detallado que Paraguay ha apostado por la educación, a través de la formación de maestros, al igual que en Ecuador y Colombia, donde también existe mucho alumnado en el campo de la comunicación y profesionales del mundo empresarial que precisan especialización en recursos humanos.

"Se trata de profesionales que se formaron hace diez o quince años, pero, en la situación actual del mercado laboral, se hace cada más necesario actualizar conocimientos, algo que permite la formación on line", ha resaltado.

Ha constatado el éxito alcanzado por la maestría en intervención social, por la cual ya han pasado unos 2.000 trabajadores sociales de España y América Latina, quienes se han actualizado en temas como violencia machista, inmigración y desestructuración familiar, que hace una década no tenían tanto peso.

En el campo de la ingeniería informática ha sucedido algo similar con la ciberseguridad, que ahora es un tema estrella, ha precisado Herrera, para quien "UNIR permite actualizarse a ese capital humano que podría quedar excluido por tener conocimientos oxidados o anquilosados".

Uno de los grandes retos que tiene América Latina para la próxima década es construir un espacio latinoamericano de enseñanza superior, como hizo Europa a través de las declaraciones de Bolonia, Sorbona y Praga.