Diario Vasco

Zaragoza, 8 dic (EFE).- Un prodigioso Kostas Vasieliadis, que acabó con 33 puntos y 31 de valoración, acabó, a ritmo de triples, con la racha de cuatro victorias consecutivas que atesoraba el Tecnyconta Zaragoza.

El jugador griego, que hizo un partido para enmarcar, resultó imparable para un conjunto aragonés que en ningún momento pudo con él a pesar de los cambios de marcadores continuos que se le asignaron.

El alero fue un martillo pilón que machacó sin piedad el aro del conjunto 'rojillo' desde el inicio de partido, y siempre desde el triple desde donde anotó 30 de los 33 puntos que logró en total. Vasileiadis capitalizó el tiro de larga distancia de su equipo ya que lanzó 18 de los 37 triples del Obradoiro (que intentó más de tres que de dos puntos) anotando diez.

Además, y para apoyar la labor atacante del heleno, en defensa el equipo compostelano forzó los fallos de un Tecnyconta desacertado a diferencia de los anteriores encuentros. El equipo local no se encontró cómodo en ningún momento y acabó sucumbiendo con justicia ante un equipo al que, curiosamente, solo aportaron puntos seis hombres y tres de ellos no llegaron a los cinco puntos

Tras un inicio de partido desangelado, con ambos equipos cometiendo errores en los lanzamientos y en los pases, el conjunto gallego comenzó a carburar desde la línea de 6,75, su arma preferida, con un Kostas Vasileiadis en estado de gracia pues anotó cuatro de los cinco de su equipo en los primeros diez minutos.

El griego y su compañero Kyle Singler (nueve puntos) fueron los único anotadores visitantes en los primeros diez minutos y con solo el trabajo ofensivo de ambos los hombres de Moncho Fernández lideraron el marcador llegando a tener hasta 9 puntos de renta (12-21) en el último minuto porque los maños siguieron muy desacertados en los lanzamientos (28 %).

Sin embargo, la mejoría experimentada en defensa con la segunda unidad maña hizo variar la tendencia del juego y con un parcial de 7-0 en minuto y medio el Tecnyconta se colocó por delante (22-21) igualando las cosas.

A pesar de esto, los hombres de Porfirio Fisac seguían sufriendo mucho con el juego de larga distancia visitante al que no eran capaces de minimizar. Los jugadores de Obradoiro apenas necesitaban espacio para lanzar triples lo que hacía todavía más difícil defenderlos.

Para compensar los tiros de tres puntos del conjunto de Santiago de Compostela el Tecnyconta dominaba en ataque en la pintura y eso le permitió llegar al descanso con el marcador equilibrado, a pesar de la sensación de fragilidad defensiva.

El tiempo de descanso le sentó fatal al conjunto zaragozano que se atascó en ataque, con varios fallos debajo de canasta que, unidos al acierto de Vasileiadis, permitieron a los santiagueses coger distancia progresivamente hasta llegar a los 17 puntos (60-77) en el minuto 36 que sentenciaban el partido.

A pesar de ello, el coraje del Tecnyconta no le permitió rendirse y redujo diferencias pero no lo suficiente porque le faltó tiempo y serenidad al jugar los últimos minutos con más ganas que materia gris.

-Ficha técnica:

78 - Tecnyconta Zaragoza (15+24+15+24): McCalebb (4), Seibutis (2), Okoye (20), Radovic (2), Justiz (11) -cinco inicial- Nacho Martín (6), Barreiro (2), Berhanemeskel (14), Santana (7), Alocén (2), Fran Vázquez (6) y Marc Martí (2).

86 - Monbus Obradoiro (21+18+29+18): Sabat (4), Vasileiadis (33), Singler (21), Llovet (2), Brodziansky (10) -cinco inicial- Simons (14), Obst (-), De Zeeuw (-), Spires (-), Hinason (-) y David Navarro (2).

Árbitros: Peruga, Sergio Manuel y Rial. Excluyeron por personales a Radovic (min.39).

Incidencias: partido correspondiente a la undécima jornada de Liga disputado en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza ante unos 6.700 espectadores. El conjunto aragonés estrenó su tercera equipación, de color negro y con mangas.