Diario Vasco

Ciudad del Vaticano, 8 dic (EFE).- El papa Francisco recordó hoy a los diecinueve mártires beatificados en Argelia, entre ellos los siete monjes trapenses asesinados por islamistas radicales en el monasterio de Tibhirine, situado en las montañas a unos 60 kilómetros del Argel, durante la guerra civil (1992-2002).

"Estos mártires de nuestro tiempo fueron fieles anunciadores del Evangelio, humildes constructores de paz y heroicos testigos de la caridad cristiana: un obispo, sacerdotes, religiosas, religiosos y laicos", dijo Francisco en el Vaticano, tras el rezo del Ángelus, en este sábado que se conmemora la festividad de la Inmaculada Concepción.

El pontífice afirmó que su "testimonio valiente es fuente de esperanza para la comunidad católica argelina y semilla de diálogo para toda la sociedad" y expresó su confianza en que esta beatificación "sea para todos un estímulo para construir juntos un mundo de fraternidad y solidaridad".

Los diecinueve mártires -trece hombres y seis mujeres- murieron durante los diez años que duró el conflicto fratricida en Argelia, una época conocida como "el decenio negro" que segó la vida de más de 300.000 personas y dejó decenas de miles de desaparecidos.

Entre ellos se encuentran los siete monjes de Tibhirine, que fueron secuestrados en su abadía situada en el Atlas, junto a la ciudad de Medea, en marzo de 1996 y hallados decapitados dos meses después.

También están el obispo Pierre Claverie y su chófer, que perdieron la vida al estallar una bomba adosada al vehículo cuando este salía de la residencia del religioso.