Diario Vasco

Ginebra, 8 dic (EFE).- La Orquesta Sinfónica de Baleares y el barítono italiano Leo Nucci, uno de los grandes del bel canto actual, se dan cita hoy en Ginebra para ofrecer el anual Concierto de Derechos Humanos, bajo la famosa cúpula que el mallorquín Miquel Barceló diseñó en la Sala XX de la sede europea de Naciones Unidas.

La sinfónica balear, dirigida por Pablo Mielgo, protagoniza por segundo año consecutivo este concierto, que conmemorará con dos días de antelación el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y, de paso, una década de funcionamiento de la sala rehabilitada con financiación española y el arte de Barceló.

Nucci, quien nunca había actuado en las instalaciones de Naciones Unidas en la ciudad suiza, señaló hoy a Efe que era para él todo un honor cantar en un escenario que en su opinión le da tintes especiales al concierto.

"El mundo necesita encontrarse al menos en el arte", señaló al respecto el barítono italiano, quien comenzará su actuación, como es tradicional en él, con un aria del Barbero de Sevilla, la misma ópera con la que debutó en 1967.

El artista de 76 años, que podría retirarse parcialmente en 2019, señaló no obstante que en la temática del concierto se adapta especialmente la ópera de Giuseppe Verdi "Don Carlos", de la que también cantará un aria esta noche, ya que la obra simboliza la lucha de un hombre por la libertad frente a la opresión.

A la velada de esta noche asistirán el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero y el exministro de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos, promotores la década pasada de que España participara en la rehabilitación de la sala con el arte de Barceló, frente a las polémicas que en su día hubo al respecto.

"La bóveda goza de la mejor salud pictórica, arquitectónica y técnica, y ha recibido un millón de visitantes", destacó en la presentación del concierto Moratinos, quien el próximo mes de enero asume el cargo de Alto Representante de las Naciones Unidas para la Alianza de Civilizaciones.

Ello en su opinión es un mensaje para "aquellos incrédulos que decían que la sala se caería o no iba a resistir el paso del tiempo. No sólo ha resistido, sino que va a ser una de las grandes obras de la historia de la pintura universal".

En el décimo aniversario de la sala, que fue inaugurada en noviembre de 2008 por los Reyes de España y Rodríguez Zapatero, "la sociedad española puede sentirse orgullosa de contar con ella y ofrecerla a toda la comunidad internacional", afirmó el que fuera jefe de la diplomacia española entre 2004 y 2010.

El concierto de hoy también cuenta con la participación de la soprano egipcia Fatma Said y la mezzosoprano china Huiling Zhu, y a él también asiste en representación del gobierno de las Islas Baleares la consellera de Cultura Francesca Tur Riera.

"Es un 'orgullo patrio' que los dos protagonistas (del concierto) sean de las islas", señaló la responsable autonómica de cultura en alusión a la orquesta balear y al arte de Barceló.