Diario Vasco

León, 8 dic (EFE).- El "Purple Weekend" ha llegado a su último día acompañado por el buen tiempo la tradicional 'scooter run' y el concierto de la mejor representación del 'mod' leonés como son Los Modernos, que en la mañana de hoy triunfaron en un abarrotado escenario de Espacio Vías.

Así, el festival se abría esta mañana con la frescura de Los Modernos, con un concierto gratuito que contó con una copiosa presencia de los'mod' más veteranos acompañados por las nuevas generaciones que ya se hacen un hueco en el festival.

La banda leonesa son novedad e historia y su joven batería, Conrado Martín, con apenas 18 años, ha supuesto una explosiva aparición 'mod' en una ciudad que siempre ha tenido un pie en este género.

Completan el grupo Héctor Escobar, al bajo, que es la esencia y el pedigrí de la escena musical leonesa más allá de estilos y como bajista fundacional de Los Flechazos, al que se une Maxi Boogie, que representa la técnica y la precisión en alguien curtido en mil guitarras.

El aire retro de Los Modernos, su ritmo mod, letras divertidas y pegadizas con un ritmo alocado son la mejor mezcla de un grupo, que recoge una de las mejores esencias y tradiciones del Purple Weekend.

Un grupo que mezcla juventud y sabiduría y que supone un nuevo empujón a la movida leonesa, contando con una gran aceptación entre los fieles del Festival.

Una actuación que estuvo precedida de un cuentacuentos con música en directo de 'Little niño', ya que el festival nunca se olvida de que muchos de sus correligionarios ya cuenta con cierta edad y son padres de familia que inculcan en sus hijos la cultura y tradición musical que supone el Purple.

Otras de las citas inexcusables del festival es la Scooter run, con la concentración de vespas y lambrettas de época en la Plaza de Botines, que se han desplazado hasta Espacio Vías y que son la imagen motorizada de la cultura sixtie.