Diario Vasco

Sídney , 8 dic .- Miles de estudiantes volvieron hoy a tomar las calles de las principales ciudades de Australia para protestar contra el cambio climático y la construcción de una mina de carbón en el estado de Queensland (noreste).

Los manifestantes hicieron un llamamiento al Gobierno para que detenga el proyecto minero del conglomerado indio Adani, que anunció el mes pasado que comenzaría su construcción de manera inmediata.

Los organizadores de Stop Adani (Parad a Adani) estimaron que unas 15.000 personas se unieron a las manifestaciones a lo largo del país, mientras que Australian Youth Climate Coalition (la coalición del clima de jóvenes australianos) dijo que sólo en Melbourne participaron unas 5.000 personas.

Las protestas de hoy siguieron a las convocadas el pasado 30 de noviembre cuando unos 15.000 estudiantes abandonaron las aulas para manifestarse contra de la política gubernamental en relación al cambio climático.

Además, el pasado miércoles estudiantes y activistas protagonizaron una sentada ante el Parlamento en Camberra para confrontar al primer ministro, Scott Morrison, que ha criticado la movilización estudiantil.

Morrison señaló el mes pasado que se necesita "más aprendizaje en las escuelas y menos activismo", en alusión a estas marchas escolares.

Australia se comprometió a reducir las emisiones en 26 a 28 por ciento respecto a los niveles de 2005 para 2030, pero un informe reciente de la ONU indica que "no ha habido mejoras en la política climática de Australia desde 2017".

"Las últimas proyecciones publicadas por el gobierno muestran que las emisiones se mantendrán a altos niveles en lugar de ser reducidos en línea con los objetivos de 2030", precisa el documento. El cambio climático es uno de los asuntos espinosos en Australia, que ha visto caer a varios de sus gobiernos por las políticas respecto al eliminado impuestos a los gases contaminantes o el plan energético nacional.

Esto responde a un fuerte sector político conservador que busca mantener la explotación de combustibles fósiles, argumentando que las energías alternativas o las medidas para mitigar el cambio climático elevan las tarifas eléctricas.