Diario Vasco

Kalinic, tarjeta y gol

Madrid, 8 dic (EFE).- El croata Nikola Kalinic, autor del primer tanto del triunfo del Atlético de Madrid ante el Alavés (3-0), aprovechó los minutos de los que dispuso en su tercer partido como titular con los rojiblancos para hacer un gol, el segundo con su nueva camiseta, que enfiló el camino hacia tres puntos vitales para los suyos en la lucha por el liderato de la Liga Santander.

Kalinic, que fue sustituido en el minuto 56 de partido por Vitolo, borró, con el tanto, su mal comienzo en el envite. En el minuto 4 vio una cartulina amarilla por propinar un manotazo a un contrario en un salto en plena lucha por un balón. Una acción innecesaria que provocó, desde la banda, el enfado de su técnico, Diego Pablo Simeone.

Fue una sanción que condicionó su devenir en el encuentro, el día en el que debía presentar sus credenciales para sustituir durante, al menos, dos meses al lesionado Diego Costa, recién operado en Brasil del pie izquierdo.

El delantero, que luce en su camiseta el dorsal número nueve que dejase libre Fernando Torres al final de la pasada campaña tras su marcha a Japón, ya había marcado su primer tanto el Atlético en el partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey ante el Sant Andreu, disputado hace tres días.

Ante el Alavés disfrutó de su sexta titularidad desde que comenzase el curso, tercera en la liga, mejoró sus prestaciones. Se rehizo de la absurda maniobra que dio origen a su tarjeta y se centró en su misión. En moverse en el ataque buscando el remate de cualquier forma. En pelearse con la defensa del Alavés, especialmente con sus centrales.

Kalinic fichó el pasado verano para ser una alternativa real a Diego Costa. Simeone confía en él y en sus botas está el que el Atlético no se plantee el fichar a ningún otro delantero en el mercado de invierno.

En el minuto 25 del partido ante el Alavés, el francés Thomas Lemar inició una de la jugadas más brillante del Atlético. El campeón del mundo con su selección abrió hacia la derecha un magnífico balón hacia Santiago Arias y del colombiano partió un excepcional centro envenenado hacia el área pequeña de Pacheco, el cancerbero rival.

Y allí estaba Kalinic. El croata, de 30 años, se adelantó a su marcador y empujó el balón como pudo a la red visitante. Con el abdomen hizo lo más complicado. Allanar el camino del triunfo para los suyos. Fue un tanto de nueve. Una diana que enfiló la conquista de los tres puntos para el Atlético y que fue muy celebrado por la grada. En el minuto 56 fue sustituido por Vitolo y el público le premió su éxito con una ovación.

En el último tramo del partido Griezmann y Rodrigo cerraron el duelo con otros dos tantos que ponían fin a muchos momentos de dominio del conjunto visitante, que rondó el tanto. Griezmann y Rodrigo sentenciaron tres puntos de oro para el Atlético, pero Kalinic inició la faena. Su tarjeta quedó en el olvido. El croata se ganó el ser tenido en cuenta.