Diario Vasco

Alicante, 8 dic (EFE).- El incendio declarado esta madrugada en una vivienda de Sant Joan d'Alcant, en el que han muerto un hombre y una mujer, ha alcanzado una carga térmica de hasta 1.100 grados en la zona del comedor, donde las persianas metálicas estaban cerradas y no había salida para el oxígeno.

Fuentes del Consorcio de Bomberos de Alicante han señalado a Efe que se trata de una carga térmica "tremenda, muy elevada" debido a que la estancia estaba cerrada y las persianas metálicas se han pegado a los cristales, impidiendo que estos se rompieran y pudiera salir el oxígeno, que alimentó más el fuego.

"Al estar todo cerrado, el aire no puede salir y el fuego se va retroalimentando y va subiendo la temperatura, las paredes se chamuscan y la piedra cae", según las fuentes, que añaden que incluso los bomberos, que van equipados, no han podido entrar a esa estancia.

Los bomberos han sido alertados sobre las 6:25 horas de la madrugada de que se había producido un incendio en una vivienda de la calle de La Mar y hasta el lugar se han desplazado tres vehículos del parque del Consorcio en San Vicente.

Los bomberos han entrado en la vivienda para intentar sacar a las dos personas que había en su interior, un hombre y una mujer de entre 60 o 70 años, ya fallecidas.

Las fuentes han señalado que de momento se desconocen las causas del incendio y será la Guardia Civil la que investigue las circunstancias en las que se ha producido.